stop

La Fundación Barrié debe readmitir e indemnizar a su anterior director de Control de Gestión, al que llegó a denunciar en comisaría

A Coruña, 15 de septiembre de 2017 (06:00 CET)

No solo el Banco Popular trae de cabeza a la Fundación Barrié. Los problemas internos en la institución presidida por José María Arias tampoco pivotan en exclusiva por las bajas de directivos, que han sido constantes en los últimos años. Los juzgados son testigo de problemas laborales que han llegado a su cenit con una reciente sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, que condena a la fundación por mobbing y acoso moral a su anterior director de Control de Gestión, un alto ejecutivo, al que debe readmitir, además de indemnizar.

Francisco Gómez Pose fue director de Control de Gestión de la Fundación Barrié entre septiembre de 2008 y julio de 2016, cuando se le comunicó por carta su despido por motivos disciplinarios. En ese momento se encontraba de baja por ansiedad, con un cuadro de depresión diagnosticado por médicos del Sergas. Así lo relata la sentencia de la Sección uno de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, que data de finales de julio y a la que ha tenido acceso Economía Digital.

La Fundación Barrié despidió a su director de Control de Gestión cuando se encontraba de baja

El pasado mes de febrero, Gómez Pose presentó un recurso de súplica contra la sentencia del Juzgado de lo Social número cinco de A Coruña, que previamente había dado la razón a la Fundación Barrié. La demanda inicial no solo había sido interpuesta por un despido que el alto directivo consideraba nulo. También por vulneración de derechos fundamentales. Y en este punto es donde el alto tribunal, en su sentencia, se explaya.

Denuncia en comisaría

Los últimos años de Gómez Pose en la Fundación Barrié, a tenor de los hechos probados en la sentencia, fueron un auténtico suplicio. El que fue director de Control de Gestión de la institución, cuarto puesto en el organigrama ejecutivo de la fundación, llegó a ser objeto de una denuncia en la Comisaría de Policía debido a la sustracción de equipos lumínicos que formaban parte del material de trabajo que solía utilizar el equipo.

Gómez Pose también fue objeto de sanciones por parte de la Fundación Barrié, al menos dos acreditadas, que fueron recurridas judicialmente por el entonces directivo. El directivo permaneció en situación de incapacidad temporal entre el 21 y 27 de enero de 2014, entre el 10 de julio y el 6 de agosto de 2015, con el diagnóstico "estados ansiedad", y desde el 18 de enero de 2016, con el mismo diagnóstico.

"Acoso moral"

La Fundación Barrié llegó a formular denuncia contra Gómez Pose ante la Policía Nacional en abril de 2016, en relación a la "sustracción" de unos proyectores lumínicos, once en concreto, que dio lugar a diligencias previas ante el Juzgado Instrucción número cinco de A Coruña, que continuaban en tramitación en la fecha en la que se falla la sentencia.

De acuerdo con la Sala de lo Social, "existen indicios suficientes de la vulneración de derechos fundamentales, de derecho a la integridad moral y psíquica, y acoso moral". Y, según la sentencia, "por otro lado, no existen elementos acreditados que desvinculen suficientemente la actuación empresarial de tal móvil". Todo ello, según los magistrados, "al no aportar la empresa justificación de la medida adoptada de despido disciplinario y su proporcionalidad". Además de su readmisión, la Fundación Barrié debe indemnizar a Gómez Pose con 6.000 euros por daños, frente a los 200.000 euros que solicitada.

Hemeroteca

Fundación Barrié
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad