Tienda de Zara en el centro comercial As Cancelas de Santiago

Condena a Zara por una empleada que encadenó 57 contratos temporales

Una trabajadora de Zara en Santiago encadenó 57 contratos temporales en dos años, 38 de ellos a través de ETT, hasta que la despidieron improcedentemente

Inditex ha sido condenada a indemnizar o a recontratar a una trabajadora de Zara a la que despidió de manera improcedente después de que acumulara dos años y cuatro meses encadenando contratos temporales. Hasta 57 llegó a sumar la empleada entre diciembre de 2015 y marzo de 2018, mientras desarrollaba su actividad en la tienda de Zara del centro comercial As Cancelas de Santiago.

Fue precisamente un proceso de regularización de trabajadores eventuales, instado por el sindicato UGT en primera instancia y por la Inspección de Trabajo a posteriori, lo que desencadenó el conflicto, al quedarse la empleada al margen de los 37 contratos temporales que Inditex transformó en indefinidos. Instó entonces un acto de conciliación en el servicio de mediación y arbitraje (SMAC) que terminó sin acuerdo y acabó por conseguir en los tribunales que se reconociera su despido como improcedente.

Imdenización de 3.400 euros

La trabajadora llegó incluso a acusar a Zara de discriminación, pero el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, en sentencia del pasado 5 de abril, desestimó este punto al entender que no aportaba pruebas que “permitan reconocer la existencia de indicios de índole efectivamente discriminatoria o vulneradora de un derecho fundamental”.

En primera instancia, sin embargo, sí que logró que se reconociera su cese como improcedente, obligando el tribunal a Zara a readmitirla en su puesto de trabajo pagando los días desde su despido o a indemnizarla con 3.424 euros.

28 contratos en dos meses vía ETT

Antes de llegar a esta situación, la trabajadora firmó 19 contratos con la cadena de la multinacional de Amancio Ortega entre diciembre de 2015 y enero de 2018. A estos hay que sumar otros 10 contratos a través de la empresa de trabajo temporal Nortempo entre noviembre de 2015 y mayo de 2016 para trabajar en la tienda de Zara en As Cancelas. Es decir, antes y en el medio de los contratos firmados con la propia cadena. Después de su despido el año pasado, todavía sumaría otros 28 contratos a través de la ETT para el establecimiento del centro comercial compostelano.

Si la trabajadora comenzó como refuerzo en temporadas de especial actividad por rebajas o campaña de Navidad, la última tanda de contratos es especialmente llamativa, pues encadenó 28 entre febrero y marzo de 2018, algunos sin mayor duración que un día. La empleada alegó ante el juez que, tras la extinción de su contrato y hasta el 1 de julio del año pasado, Zara contrato 18 trabajadores para la tienda de As Cancelas, dos de ellos “indefinidos a tiempo completo”. Era una de los argumentos para defender la presunta discriminación a la trabajadora.

Irregularidades en los contratos temporales Zara

Que había un problema con la contratación temporal en las tiendas de Zara no era algo que se le escapara a los sindicatos. UGT solicitó un proceso de mediación con la Inspección de Trabajo al entender que podría haber irregularidades en la relación con los trabajadores eventuales. El inspector concluyó que la multinacional de Amancio Ortega debía convertir 38 contratos temporales en indefinidos al haber superado los límites legales de la contratación temporal. Finalmente, Zara dio contrato fijo a 37, omitiendo uno de los señalados por la Inspección de Trabajo por “motivos disciplinarios”.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad