Condena a un proveedor de Coren por represaliar a los trabajadores sindicados

stop

El tribunal concluye que Servicarne, empresa que abastece de operarios a la planta de Frigolouro, despidió a tres empleados por estar afiliados a CNT

Protesta de los trabajadores de Frigolouro / CIG

en A Coruña, 04 de febrero de 2017 (07:00 CET)

Primero un cambio de puesto de trabajo, después un traslado desde un centro ubicado en Castellón a otro en Ourense, y, finalmente, el cese. Ese fue el periplo que atravesaron tres trabajadores de Servicarne. La cooperativa con sede en Barcelona abastece de operarios especializados en el sector cárnico a empresas en toda España, con el objetivo de ofrecer trabajo estable para sus 4.800 socios.

No tiene una plantilla de eventuales, sino socios de la cooperativa que acuden allá donde Servicarne firma un contrato con una empresa que necesita de operarios. Esto conlleva un particular régimen legal con bastantes desventajas respecto a un trabajador fijo, pues los operarios no tienen derecho a paro, a huelga o a vacaciones retribuidas, motivo por el que varios sindicatos los catalogan de "falsos autónomos". Servicarne ofrece flexibilidad a las empresas y un puesto de trabajo "dignamente remunerado y estable" a sus socios.

Conflictos en Galicia y en Castellón

Galicia es, con Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana, el principal mercado de la cooperativa debido a sus contratos con Coren, la mayor empresa ourensana y una de las mayores de España en el sector agro-ganadero. La relación no ha estado exenta de tensiones, con paros y protestas el año pasado en la planta de Frigolouro en O Porriño por una situación laboral que el BNG llegó a catalogar de "esclavitud".

El particular funcionamiento de Servicarne le ha ocasionado conflictos más allá del territorio gallego. De hecho, a finales del año pasado, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana condenó a la cooperativa al considerar que había represaliado a tres trabajadores por estar afiliados a CNT, sindicato con el que ha mantenido numerosos encontronazos.



Vulneración de la libertad sindical

Dicha represalia, a juicio de la Sala, había consistido en un cambio de puesto de trabajo en la planta de la empresa Productos Florida en Almazora (Castellón), donde prestaban servicio desde hacía años. A esta modificación siguió un traslado a la factoría de Coren en Ourense, a mil kilómetros de distancia. Dicho traslado no se produjo y los trabajadores fueron cesados, alegando la empresa que no tenía puesto de trabajo donde recolocarlos.

El Superior no consideró probado este último punto, que Servicarne no tuviera carga de trabajo para sus empleados rebeldes, y si dio importancia a la animadversión mostrada hacia los vínculos con CNT de los trabajadores mediante comunicados internos a toda la plantilla. Por ello, resolvió a favor de los demandantes, anuló la sentencia previa favorable a la empresa del Juzgado de lo Social número 3 de Castellón, revocó los ceses y condenó a Servicarne a indemnizar con 7.000 euros a los trabajadores denunciantes.

Los sindicatos y los despidos

El relato del conflicto arranca con un burofax remitido por CNT al proveedor de Coren el 30 de octubre de 2015 en el que el sindicato indicaba que había mantenido una reunión con los 17 afiliados del centro valenciano y que exigía el cumplimiento de la legislación laboral en la planta y una mayor transparencia en la información a los cooperativistas.

La empresa respondió con un comunicado interno a toda la plantilla en el que, tras explicar que la sociedad se rige por la Ley de Cooperativas mientras "algunos socios" mantiene "actitudes laborales propias del Estatuto de los Trabajadores", advertía: "No os quepa la menor duda que este tema acabará como en todos los sitios que han entrado los sindicatos a 'ayudar'. Acabará con algún juicio donde los protagonistas perderán el trabajo. Así ha acabado siempre, no sin antes poner en riesgo al resto de compañeros".

CNT anuncia un boicot

Tras esta escaramuza, los tres empleados, que habían sido trasladados a la sección de lavadero de cajas, recibieron una segunda comunicación de Servicarne, esta vez personal. Se les indicaba que Productos Florida había rescindico el contrato asociado al servicio de lavadero de cajas por lo que debían dejar su puesto y trasladarse al centro de Coren en Santa Cruz de Arrabaldo, en Ourense.

Los socios de Servicarne aceptan que pueden ser trasladados a cualquier otro centro de trabajo cuando se adhieren a la cooperativa. Sin embargo, el propio tribunal llama la atención sobre que vayan de una punta de España a la otra, teniendo en cuenta que Servicarne tiene socios en prácticamente todas las comunidades. CNT comunicó el inicio de una campaña de boicot a Coren y a Productos Florida, al interpretar el traslado como una represalia contra los trabajadores.

Coren frena el traslado 

El traslado se frenó y Servicarne movió ficha: "No es posible que comiences a trabajar en la contrata que Servicarne mantiene con la empresa Coren tal como te habíamos ofrecido en su día, debido a que la CNT, sindicato a que estás afiliado, ha enviado una carta a la dirección de Coren avisando de que boicotearán sus productos si acceden a tu traslado", comunicó la empresa a los denunciantes.

En abril de 2016, la cooperativa decidió cesar a los tres trabajadores "por causas ajenas", al no tener puesto de trabajo donde recolocarlos. Es un movimiento recogido en la normativa interna de Servicarne, con el matiz de que los socios cesados tienen prioridad para reincorporarse cuando haya vacantes. Según constata el tribunal, los denunciantes no fueron llamados, pese a que al centro de trabajo se incorporaron cuatro nuevas trabajadoras desde que se produjo el cese.

Aversión a los sindicatos

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana falla a favor de los trabajadores y considera que se vulnero su derecho de libertad sindical, al constatar, en primer término, "la aversión que siente el consejo rector de la cooperativa demandada hacia los sindicatos y la acción sindical en general". Ilustra este argumento con un texto contra CNT en la página web de Servicarne, del que extrae frases como "dicen que quieren ayudarnos y lo único que hacen es poner en riesgo nuestros trabajos " o "seguimos sin entender por qué a veces los sindicatos ponen en riesgo los puestos de trabajo que hemos conseguido".

Además, argumenta la Sala, "lo que se desprende de los propios comunicados es que la empresa pretendía ejemplificar en los tres demandantes lo que le podía ocurrir a cualquier socio-trabajador que quiera vincularse a algún sindicato". Alude al comunicado interno en el que se advierte que "siempre que los sindicatos han utilizado a un socio para hacer demandas, sólo han conseguido que ese socio pierda su trabajo". Este documento se trasladó a la plantilla cuatro meses antes del cese de los tres trabajadores, lo que resulta "particularmente relevante" para el tribunal.

Además, hace hincapié en la comunicación de cambio de puesto a uno de los trabajadores, en la que Servicarne argumentaba que, debido a su actitud de "captación y consignas en el trabajo", era conveniente el traslado "a otra sección donde los socios trabajadores eran pocos" y, por lo tanto, la "incidencia negativa" de su actitud fuera más reducida.  

A favor de la cooperativa

"El relato de hechos revelan una serie de 'coincidencias' temporales que a falta de una explicación razonable vendrían a revelar que la intención de la cooperativa no era otra que la de deshacerse de los tres socios-trabajadores dado que su afiliación sindical y antecedentes resultaban incómodos", concluye el tribunal, que llama la atención sobre que no fueran recolocados pese a la entrada de nuevos trabajadores al mismo centro y sobre que solo a ellos tres se les propusiera el traslado a Ourense.

Da así un vuelco a la interpretación del juzgado de primera instancia, que había sentenciado a favor de la empresa. Entendía bien justificados tanto el traslado a Ourense como el cambio de puesto, y alegaba que ninguno de los otros afiliados a CNT había sufrido ataques por parte de Servicarne.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad