Conde se acerca a los trabajadores de Navantia sin aclarar el futuro de Pemex

stop

El comité de empresa mantendrá las protestas ante la falta de "concreción" de la Xunta

Protesta de los trabajadores de Navantia en Ferrol

06 de febrero de 2013 (20:37 CET)

El conselleiro de Industria, Francisco Conde, se reunió este miércoles con representantes del comité de empresa de Navantia, blindado por cinco alcaldes del PP en la mancomunidad ferrolana y sólo un representante de la oposición, el alcalde de Ares.

El encuentro prolongó el estado de incertidumbre de los trabajadores. Conde evitó dar fechas concretas para la construcción de los dos flóteles para PMI --la división internacional de Pemex-- en los astilleros gallegos Navantia y Barreras. Tampoco especificó más detalles sobre el “acuerdo estratégico” de la Xunta con la petrolera mexicana. Simplemente, se limitó a anunciar nuevos contactos con la compañía la próxima semana de cara a “dar contenido” a los acuerdos para construir los dos buques.

El anuncio fue insuficiente para los representantes del comité de empresa de Navantia. “Nos vamos como vinimos”, sentenció el secretario del comité de empresa de Navantia Ferrol, José Blanco. Las protestas y movilizaciones para reclamar carga de trabajo se mantendrán.

La Xunta pide disculpas

En la reunión, celebrada en la Escola Galega de Administracións Públicas, el conselleiro mostró un tono conciliador. Según Blanco, llegó a disculparse por los dos meses que transcurrieron desde que el comité de empresa solicitó una entrevista con la Administración, hasta la reunión de este miércoles. También  porque se comunicó el encuentro a los trabajadores un día antes, cuando se encontraban camino a Santiago para una nueva concentración de protesta.

Todas las palabras de Conde, según el comité de empresa, fueron en esta línea. Ratificó el compromiso de la Xunta para llevar a buen término las negociaciones con Pemex y mostró su apoyo a la construcción del dique flotante. En ninguno de los dos casos explicó “ni cómo, ni cuándo”. Para los trabajadores, agradecidos por las buenas formas, la reunión no cambia gran cosa. Se mantienen las protestas para reclamar carga de trabajo, y se mantiene una espera a la que no consiguen poner fecha límite. “Buenas palabras, pero ninguna concreción”, resumió Blanco.

Ampliar los acuerdos

El conselleiro de Industria sacó una imagen distinta de la reunión. Afirmó que llegaron a “concretar” las negociaciones con Pemex y trasladó al comité "que en la comisión de seguimiento entre Pemex y la Xunta para dar contenido al acuerdo estratégico, se van a impulsar reuniones con los astilleros, tanto con Barreras como con Navantia y el resto de astilleros".

El objetivo de la Xunta va más allá de los dos flóteles. Quiere que Pemex represente un inversor amigo y que los astilleros gallegos aprovechen las oportunidades de negocio con la petrolera mexicana. Aquí sí que concretó Conde. Dijo que las reuniones servirán para “identificar las oportunidades a los efectos de licitar y adjudicar los diferentes remolcadores dentro de la renovación de la flota menor de Pemex".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad