Competencia defiende la venta a pérdida en plena crisis del sector lácteo

stop

El organismo considera "mejorable" el código de buenas prácticas del Gobierno al que se adherirán industria y distribución y pide garantizar la independencia de los mediadores en la negociación de contratos

José María Marín Quemada, presidente de la CNMC

en A Coruña, 22 de septiembre de 2015 (13:38 CET)

Los productores lácteos gallegos afrontan este miércoles un día clave en una de las crisis más graves del sector que se recuerda. La reunión en el Ministerio de Agricultura en la que están llamados a sellar un gran pacto con industria y distribución viene marcada por la negativa a fijar un precio mínimo para la leche, por la demanda de los sindicatos agrarios de que haya sanciones en caso de que se incumpla el acuerdo y por los precios que establecen las distribuidoras en la comercialización del producto en supermercados.

[El agua ya cuesta hasta el 50% más que la leche]

Sobre el último punto, una vieja demanda de los ganaderos contra el uso de la leche como producto reclamo, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha considerado "poco razonable prohibir o criticar de forma generalizada" la venta a pérdida. Lo hace en un informe sobre el  Código de buenas prácticas de la cadena alimentaria elaborado por el Gobierno, que ha pedido la adhesión de industria y distribución como uno de los puntos para asegurar la sostenibilidad de la cadena de valor en el sector lácteo.

En términos técnicos, Competencia explica que, en determinadas situaciones, la venta a pérdidas puede resultar competitiva y conllevar ventajas para el consumidor. Aunque recuerda los matices previstos por la normativa, pues puede constituir una competencia desleal cuando tenga por efecto desacreditar la imagen de un producto o de un establecimiento ajenos, y cuando forme parte de una estrategia encaminada a eliminar a un competidor o grupo de competidores del mercado.

Un proyecto "mejorable"

El regulador considera que el Código de buenas prácticas de la cadena alimentaria tiene ciertos "elementos mejorables" para una regulación económica eficiente y que su adhesión debe ser voluntaria y su firma no debe estar condicionada a la concesión de ayudas.

Además, ha destacado que a pesar de indicarse que se respetará la normativa de competencia, se prevé la mediación ante un desacuerdo de precios, por lo que se recomienda que el sistema de mediación "garantice la independencia de los mediadores" y no sólo que son externos.

Respecto al sistema de arbitraje contemplado, la CNMC considera aconsejable que la institución arbitral pudiera contar con una cierta especialización técnica, como ocurre en otros países del entorno.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad