Vista exterior de la central térmica de Endesa en Compostilla

Competencia autoriza el desguace de las térmicas de Endesa y Naturgy

Competencia autoriza la clausura y desmantelamiento de las centrales de La Robla y Compostilla, al que seguirán las de As Pontes y Meirama

 

Días contados para As Pontes y Meirama. La fuerza de los hecho habla. Y en plena crisis del coronavirus, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha emitido informes favorables para que Naturgy y Endesa procedan a la clausura y desmantelamiento de dos centrales eléctricas de carbón en León, las de La Robla y Compostilla. Le seguirán el resto de centrales térmicas que han solicitado la clausura, entre ellas Meirama y As Pontes.

[elated:1]

La autorización de Competencia es el final de un proceso se inició hace meses. El desmantelamiento durará entre tres y cuatro años, según ha  determinado la CNMC. Si el plazo no se cumple, las eléctricas deberán volver a solicitar permiso para el cierre y desguace.

Tres y cuatro años de desmantelamiento

El organismo presidido por José María Marín Quemada autoriza a Endesa al cierre de la central de Compostilla “en el plazo de seis meses contados a partir de la fecha de la resolución”. Competencia determina que "el plazo máximo en el que Endesa deberá proceder al desmantelamiento” de la instalación es de “cuatro años contados a partir de la fecha en que el cierre se haga efectivo”.

En Compostilla, Endesa se plantea cerrar grupos de generación que suponen un total de 1.051,7 megavatios de potencia instalada. La CNMC también autoriza a Naturgy al cierre de la central de La Robla “en el plazo de doce meses contados a partir de la fecha de la resolución”. Naturgy deberá proceder al desmantelamiento de la central “en el plazo máximo de tres años contados a partir de la fecha en que el cierre se haga efectivo”. La Robla cuenta con una potencia de más de 600 megavatios.

As Pontes y Meirama, en cola

La CNMC ya había dado otros permisos de cierre con anterioridad, según explica Expansión, pero eran de centrales más pequeñas y con cuentagotas. En los últimos meses, el proceso se ha acelerado, porque la tramitación burocrática se está haciendo de forma masiva.

[related:3]

El visto bueno a Compostilla y La Robla forma parte de un paquete administrativo en el que se está tramitando de forma paralela autorizaciones de cierre y desmantelamiento de las centrales de Meirama (A Coruña) y Narcea (Asturias), ambas de Naturgy; Puente Nuevo (Córdoba), de Viesgo, y Andorra (Teruel), de Endesa. Además, las eléctricas han anunciado el cierre de otras instalaciones o están a la espera de autorizaciones finales, como Litoral (Almería) y As Pontes (A Coruña), de Endesa, o Lada (Asturias), de Iberdrola.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad