Competencia amplía su cruzada contra las petroleras a las gasolineras de Jesús Lence

stop

El expediente sancionador afecta a dos empresas del grupo gallego, que cuentan con ocho estaciones de servicio

Un cliente repostando en una gasolinera

21 de abril de 2014 (12:31 CET)

La guerra contra las petroleras y los pactos de precios, iniciada el año pasado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), golpea de lleno a Galicia. Y no solo por las críticas del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, contra un presunto oligopolio de facto. Y es que Competencia ha decidido ampliar la incoación del expediente sancionador que abrió el 29 de julio de 2013 contra varios operadores de productos petrolíferos (Repsol, Cepsa, BP, Meroil y Disa, entre otros) por posibles prácticas restrictivas a la competencia. La nueva ofensiva afecta a las dos empresas del Grupo Leite Río que gestionan su red de gasolineras.

El organismo que preside José María Marín Quemada ha incluido en dicho expediente sancionador a dos empresas del empresario Jesús Lence, las firmas Lence Torres y Complejo San Cristóbal, que se suman a las acciones incoadas contra otras tres: Cerro de la Cabaña, Estación de Servicio Macar y Estación de Servicio Lorqui. En concreto, Lence Torres cuenta con cinco gasolineras, mientras que Complejo San Cristóbal tiene tres estaciones de servicio. Las ocho gasolineras del grupo lucense operan en Galicia bajo la franquicia de Repsol.

Relaciones comerciales

Según la CNMC, las conductas analizadas tienen origen en una serie de actuaciones iniciadas de oficio por la Dirección de Investigación de la extinta Comisión Nacional de la Competencia (CNC), en el marco de las cuales se realizaron inspecciones domiciliarias en las sedes de cinco operadoras, así como en la asociación principal del sector en las fechas 27 y 28 de mayo y 22, 23 y 24 de julio de 2013.

Entonces, la CNC observó indicios racionales de la existencia de conductas prohibidas por la Ley de Defensa de la Competencia, por lo que acordó con fecha 29 de julio de 2013, la incoación de dos expedientes sancionadores por prácticas restrictivas de la competencia.

Empresarios independientes


Uno de esos expedientes se abrió contra Repsol, Cepsa y BP por posibles conductas anticompetitivas, que consistirían en la coordinación en materia de precios entre cada uno de los citados operadores de productos petrolíferos y empresarios independientes que operan en sus respectivas redes de distribución de combustible de automoción.

Una vez vista la documentación obrante en dicho expediente y obtenida durante la instrucción del mismo, la CNMC ha ampliado la incoación del expediente al concluir que puede deducirse que existen indicios racionales de que la conducta se habría extendido también a los empresarios independientes que operaron con anterioridad en las redes de distribución de los operadores, así como de la participación en dichas supuestas prácticas prohibidas. Aquí es donde entran en juego los fanquiciados, y concretamente las dos empresas de Jesús Lence.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad