Commerzbank se suma al Santander y negocia la venta de su deuda en Pescanova

stop

Los bancos españoles apuestan por la viabilidad de la compañía y no seguirán los pasos de la entidad de Emilio Botín

Planta de Pescanova en Chapela, Pontevedra / EFE

17 de febrero de 2014 (23:23 CET)

La semana pasada el Santander vendió su deuda en Pescanova, que ascendía a 70 millones, a un fondo británico. Lo hizo con un descuento que ronda el 96%, según apuntan fuentes financieras. Con este movimiento, el núcleo duro de los acreedores de la multinacional pesquera quedaba tocado con una importante baja. El temor del steering committe era que otras entidades siguiesen el mismo camino. Así ha sido. De momento, Commerzbank ya negocia para imitar los pasos de la firma de Emilio Botín.

Con una deuda que ronda los 96 millones, Commerzbank forma parte del grupo de entidades extranjeras más afectadas por Pescanova. En los últimos tiempos participó en varias reuniones junto con las financieras españolas atrapadas en la deuda del grupo gallego, así como con HSBC, Rabobank y Deutsche Bank. Y que los bancos acreedores estudian las ofertas que hay encima de la mesa para recapitalizar la multinacional. El 28 de febrero se deben presentar a la CNMV la propuesta o propuestas de convenio que posibilitarán que la empresa presidida por Juan Manuel Urgoiti abandone la situación concursal en la que está inmersa.

Decantar el convenio


No obstante, para que la banca pueda decantar el convenio a su favor es necesario que cuente con el apoyo del 51% de los acreedores, así como el visto bueno de la administración concursal y del juez. El hecho de que el Santander haya vendido su deuda, y otro de los bancos más expuestos también negocie su colocación, le resta posibilidades al núcleo duro de las entidades atrapadas en la pesquera.

No obstante, según fuentes conocedoras de las negociaciones, entre los planes de Popular, Sabadell, Bankia, Novagalicia, BBVA y Caixabank no está el de vender su deuda, como ha hecho la firma presidida por Emilio Botín. Las entidades que se mantienen como principales acreedores siguen apostando por la viabilidad de Pescanova. “El Santander era de los que apostaba por la liquidación, tenía muy poca confianza, de ahí que se entienda que ha vendido toda su deuda a un valor del 4%”, explican.

El precio de Pescanova

Según esas mismas fuentes, al ya haber ya provisionado el Santander en sus cuentas el quebranto que le generaría la deuda en Pescanova, la venta de la misma a un valor tan bajo no le ha generado minusvalías. “Le daba igual, pero no apostaba por la empresa”, sentencian las mismas fuentes. Eso sí, al valorar su deuda en un 4%, marca un precio de mercado muy bajo por la compañía.

Mientras esto ocurre, el resto de entidades con presencia aún en Pescanova sigue estudiando las distintas opciones de recapitalización para la multinacional. Sobre la mesa hay dos de forma oficial. Por un lado la del consorcio liderado por Damm y el fondo KKR. Proponen inyectar 250 millones en la pesquera y aplicar una quita sobre la deuda que ronda el 80%. Por el otro, la opción de Centerbridge y Blue Crest, de similares características y que contaría con el apoyo de parte de la banca internacional.

¿Carceller, socio industrial?

No obstante, el steering committe bancario ve estas quitas demasiado elevadas, ante lo que ha llegado a plantearse tomar ella misma las riendas de la compañía, capitalizando deuda y con la ayuda de un socio industrial. Sin embargo, según diversas fuentes, “puede llegar a darse la situación de que Damm y la banca fusionen sus propuestas, es decir, que el socio industrial que buscan sea, precisamente, Carceller”.

“Las negociaciones continúan y está claro que la propuesta de convenio se decantará en el último minuto”, aventuran.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad