Ione Belarra, junto a Yolanda Díaz y Antón Gómez-Reino, antes de su intervención

Comar y Luckia entran en campaña de la mano de Unidas Podemos

Unidas Podemos propone subir impuestos a las multinacionales del juego, que califican que corre el riesgo de ser como "la heroína de los años ochenta"

Sin quererlo ni beberlo. Grupos multinacionales gallegos como Luckia, la antigua Egasa, o Comar, del magnate José Collazo, entran en campaña electoral. Lo hacen de la mano de Unidas Podemos, que propone subir los impuestos a las multinacionales que controlan las casas de apuestas y vetar que los juegos de azar se publiciten, algo similar a la prohibición que existe sobre las bebidas alcohólicas de alta graduación. Tanto Luckia como Comar tienen diversificado su negocios en diferentes áreas, como los bingos, los casinos, las tragaperras y el juego on line.

[rélated:1]

La de subir impuestos y vetar la publicidad son las dos propuestas de Unidas Podemos para combatir la "problemática" de las casas de apuestas que, según la candidata al Congreso por Navarra Ione Belarra, corre el riesgo de convertirse en un problema para la jueventud como lo fue "la heroína en los años 80". Belarra ha participado este lunes en Santiago en un acto junto con los candidatos de la coalición gallega En Común Unidas Podemos (Yolanda Díaz, Antón Gómez-Reino y Ángela Rodríguez) en el que también han participado Juan Lamas y Gerardo Rodríguez, miembros de la Federación Estatal de Jugadores de Azar rehabilitados (Fejar).

Fuera de la agenda política

Los candidatos de Unidas Podemos han alertado que la proliferación del juego entre la juventud "es un problema social de primer orden en el que todo el mundo mira para el otro lado" y que "está fuera de la agenda política del país". Por su parte, Yolanda Díaz censura el "asedio" de las casas de apuestas "en los barrios, en Internet, en los deportes, en el prime time de la televisión y en todos los lugares", lo que "complica la prevención de una de las enfermedades más graves que asolan a la gente: la ludopatía".

"La ludopatía no es un juego, es una enfermedad que tiene una incidencia social gravísima y que tiene que ser prevenida con fondos públicos", ha subrayado la ferrolana, candidata número uno de En Común por la provincia de Pontevedra. Por ello, plantean aplicar una subida de impuestos para las multinacionales que controlan el negocio del juego y prohibir que puedan publicitarse como lo hacen actualmente, por lo que proponen levantar un veto similar al que existe sobre el tabaco o las bebidas de alta graduación.

El negocio del juego

En esta línea, avisan que el juego afecta especialmente a los jóvenes, "una generación sin presente y sin futuro", ha remarcado la número dos de En Común al Congreso por Pontevedra, Ángela Rodríguez, que censura que "no existen alternativas de ocio" para la juventud que permitan su "desarrollo activo".

Para el director terapéutico de la Asociación Galega de Xogadores, Juan Lamas, el juego de azar "es el opio del pueblo" en la actualidad, similar a lo que fue "la heroína en los años 80" y que no cuenta con la atención que precisa por parte de las administraciones. De hecho, ha recordado que en España "la mayoría" del juego de azar, una actividad "normalizada en la sociedad" que "mueve 40.000 millones de euros al año", "lo detenta la administración", que "rechaza" que suponga un problema para la sociedad.

Y las administraciones recaudan

"El único interés que tiene el juego para las administraciones es el impositivo", censura Lamas, que lamenta que "no exista decisión política" para aplicar un decreto ley sobre el juego "que lleva años metido en un cajón".

Para Gerardo Rodríguez, de la Asociación Gallega de Ludópatas en Rehabilitación (Agalure), es necesario que las instituciones promuevan una "regulación estricta de la publicidad del juego o su supresión total" para así "proteger a los sectores más vulnerables" como los menores de edad, sobre los que "no hay controles" a la hora de evitar que entren en casas de apuestas, algo recogido en la ley.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad