Cogami echa a todos los trabajadores de sus quioscos tras cobrar más de 600.000 euros en ayudas

stop

Los empleados acusan a la ONG de aprovecharse de su discapacidad para obtener beneficios

Anxo Queiruga, presidente de Cogami

A Coruña, 03 de enero de 2015 (04:34 CET)

Un grupo de trabajadores de la Rede Galega de Kioscos (Regaki) volvió este viernes a manifestarse en Pontevedra para pedir a la Xunta que salve sus puestos de trabajo. La empresa, gestionada por la Confederación Galega de Personas con Discapacidad (Cogami), ha entrado en concurso de acreedores y la ONG ha presentado un ERE para liquidar a toda su plantilla, más de 90 personas con algún tipo de minusvalía.

Su objeto social es precisamente ese, la integración de personas con discapacidad y tiene la cualificación de Centro Especial de Emprego por parte de la Xunta de Galicia. Sin embargo, según Cogami el proyecto no da más de sí, tras encadenar cuatro ejercicios registrando pérdidas. 

Ejercicios en rojo

Las cuentas depositadas por Regaki en el Registro Mercantil no dan pie al optimismo. A cierre de 2013, la empresa presentaba un fondo de maniobra negativo y un patrimonio neto debilitado, tras reducirse desde los 800.000 euros hasta los 631.000. En las último balance presentado, la red de quioscos redujo sus ingresos hasta los 3,2 millones (3,7 en 2012) y registró números rojos por valor de 141.388 euros, que se sumaron a los 245.000 euros del año anterior.

Este es el argumentario que utiliza Cogami para justificar el ERE extintivo, pero los trabajadores desconfían y cuestionan los pasos seguidos. Desde Comisiones Obreras se criticó con dureza que se plantea el despido directo de los trabajadores sin que medie ERE temporal. "Desde Cogami se está haciendo una operación para deshacerse de los trabajadores a través de un concurso para liquidar la empresa", lamentó el secretario comarcal de CC.OO. en Pontevedra, José Luis García Pedrosa.

La delegada del mismo sindicato, Isabel Veiga, fue un paso más lejos y dijo que los trabajadores se sienten "ultrajados" porque Cogami se ha beneficiado de "su discapacidad para obtener beneficios".

Subvenciones

Porque, si bien es cierto que la empresa acumula pérdidas, también lo es que ha recibido numerosas subvenciones. En concreto, en el último ejercicio cerrado están registrados 681.497 euros en ayudas a Regaki. La mayoría proceden de la Xunta. La Consellería de Traballo concedió 426.438 euros para financiar el coste salarial correspondiente al salario mínimo interprofesional. Los trabajadores cobran 645,30 euros mensuales.

Posteriormente, La Xunta otorgó a través del Servizo Público de Emprego otros 250.000 euros a la sociedad que tenían como fin "el saneamiento de las pérdidas incurridas por la sociedad hasta el ejercicio 2012". A estos hay que sumar otros 5.000 euros en curos subvencionados por la Seguridad Social.

Las ayudas se limitan solamente a Regaki. La cuantía se eleva en el caso de la sociedad dominante, el grupo Galega de Economía Social. La CIG cifró los ingresos del grupo a lo largo de 2014 por subvenciones en 2,9 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad