Tino Fernández, presidente de Altia, opta a la reelección como presidente del Deportivo | EFE

Abanca, PSA, Estrella Galicia… los clientes 'ilustres' de Tino Fernández en Altia

stop

Altia desvela algunos de los contratos más relevantes de su trayectoria, que incluyen clientes como Abanca, Cepsa o Hijos de Rivera

en A Coruña, 02 de mayo de 2018 (05:00 CET)

Altia, la empresa del presidente del Deportivo, es una de las más capitalizadas del MAB tras acumular un lustro de fuerte crecimiento, que se ha visto truncado en el último ejercicio, cuando sus ventas descendieron un 3%, quedándose en los 65 millones. La negativa a rebajar los precios, o en otras palabras, a no sacrificar los márgenes de rentabilidad, lastró su progresión.

En este periodo ha conseguido un accionariado muy estable --con Tino Fernández acaparando el 80% del capital a través de Boxleo, y el magnate indio Ram Bhavnani con más del 10%--, ha cambiado su sede de As Xubias a Oleiros, ha iniciado su internacionalización en Chile y ha renovado su web, donde exhibe algunos de los contratos más importantes de su trayectoria.

Los contratos del sector privado

En la lista hay destacados clientes del sector privado, como Abanca o Hijos de Rivera, y una larga lista de contratos vinculados a la administración pública, incluida Unesa, empresa que pertenece a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi). En conjunto, Altia exhibe 26 contratos de su portafolio como “casos de éxito” de su hoja de servicios.

Abanca. La entidad financiera, pieza clave en la sostenibilidad económica del Deportivo, es uno de los clientes estables de Altia, que, además de la puesta en marcha de nuevas aplicaciones, se encarga del mantenimiento y desarrollo de sistemas y de los procesos de mejora.

Estrella Galicia. Hijos de Rivera seleccionó a comienzos del año pasado a Altia como proveedor tecnológico de SAP, básicamente, un sistema de gestión y procesado de datos enfocado a la toma de decisiones empresariales. En el caso del fabricante de Estrella Galicia, tendrá presumiblemente una fuerte importancia para la distribución y comercialización, aunque es una herramienta muy amplia, aplicable a casi todas las áreas del grupo.

PSA. Altia fue uno de los proveedores tecnológicos de PSA Peugeot Citröen para la el proyecto Car Easy Apps, que explora la conectividad del vehículo y el teléfono móvil, así como la eficacia de aplicaciones específicamente diseñadas para facilitar la conducción.

Cepsa. Con las gasolineras de Cepsa también ha hecho caja Altia, encargándose del sistema de gestión y facturación vinculado a la explotación de las estaciones de servicio.

Iberostar. La integración de la central de reservas de la cadena de la familia Fluxá para hoteles de América, Europa, Oriente Medio y África mediante un servicio en la nube.

Los contratos públicos

Estos clientes se combinan con una larga lista de contratos con las administraciones. Son conocidos los de A Coruña, donde la empresa de Tino Fernández se adjudicó en alianza con Emetel el desarrollo del puerto inteligente –Smart Port--, un contrato de 4,7 millones con la Autoridad Portuaria. Con el Concello, aunque en un proyecto cofinanciado con fondos europeos, se adjudicó parte de un contrato de 11,5 millones de Coruña Smart City en alianza con Indra, R e Ilux.

Altia se encargó de desarrollar para la Xunta la plataforma eDixgal, de la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia (Amtega). Se trata de una plataforma de contenidos educativos vinculada al programa Abalar, planeado para crear un entorno virtual de aprendizaje. La inversión prevista por el Gobierno gallego era de 2 millones y, además de Altia, participaban Netex, Lecisa y Coremain.

La oficina de propiedad intelectual de la Unión Europea (Euipo) es uno de los grandes clientes de la empresa, con al menos cuatro contratos vinculados a la ciberseguridad, la atención al cliente, los servicios de traducción o el registro de datos. Del mismo modo, Enusa, dependiente del grupo público Sepi, también firmó con Altia un contrato a diez años para el desarrollo de varios proyectos.

Diversas administraciones autonómicas, universidades o el ICO completan la implantación de la empresa en el sector público, que supone el 25% de su negocio.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad