José María Fernández de Sousa, presidente de Pharma Mar / Efe

Cita de Pharma Mar con la banca: debe devolver 28,5 millones este año

La biofarmacéutica afronta 28,5 millones de euros en vencimientos de deuda con los que sufragó los cuantiosos gastos en I+D para el desarrollo de fármacos

Pharma Mar ha fiado todo su futuro al área oncológica. Tras la venta de Xylazel el pasado mes de septiembre, la biofarmacéutica busca ahora comprador para su último activo gallego (Zelnova) y en sus cuentas anuales incluso abre la puerta a suspender la actividad de sus filiales Genómica (de diagnóstico molecular) y Sylentis (para tratamientos del ojo seco) para poder sufragar los gastos del Zepsyre, el fármaco que prepara para combatir el cáncer de pulmón.

Pero las cuantiosas inversiones en investigación y desarrollo (I+D) que trae consigo este área de negocio y las dificultades para comercializar sus nuevos fármacos tienen su contrapartida en forma de una escalada de deuda. Solo en 2019 la compañía presidida por José María Fernández de Sousa afronta vencimientos por valor de 28,5 millones de euros entre préstamos bancarios, pólizas de crédito y deudas con organismos oficiales. Es casi una quinta parte de todo lo que facturó la compañía a lo largo del año pasado (162 millones de euros) y más que los 21,8 millones de euros que logró con la venta de Xylazel, su filial porriñesa de pinturas y barnices -la más rentable del grupo- a Akzo Nobel.

Gasto millonario en I+D

En el momento en que sus fármacos lleguen al mercado, Pharma Mar se asegurará una fuente de ingresos continua. Pero para llegar a este proceso, la compañía se ve obligada a enfrentarse a numerosos obstáculos que aprietan su tesorería.

Una de estas barreras es elevado desembolso en investigación y desarrollo que necesita la compañía. El grupo Pharma Mar invirtió 74 millones de euros en Investigación y Desarrollo (I+D) a lo largo del año pasado, más del doble que en pagar las nóminas a sus 600 trabajadores (31,57 millones de euros). De estos 74 millones de euros, 63,74 millones quedan aparcados solo para el desarrollo de sus fármacos. Unos números que contrastan con los apenas 223.00 euros que requirió el año pasado su área de química de gran consumo que encabeza Zelnova.

A la espera de luz verde del regulador

A los 28,5 millones de euros de deuda bancaria que Pharma Mar debe decidir si salda o refinancia se suman otros 34,5 millones de euros que tiene que abonar este año a su red de proveedores españoles.

La compañía lleva a cabo este elevado esfuerzo económico sin la certeza de que luegos sus fármacos acaben recibiendo el visto bueno por parte de las autoridades. La compañía ya ha visto en repetidas ocasiones como algunos de sus fármacos a los que había dedicado horas y millones de euros de inversión no lograron recibir el visto bueno de las autoridades para su comercialización.

El espejo del Yondelis

El último varapalo vino de la mano del Aplidin, su fármaco para luchar contra el mieloma múltiple. La Comisión Europea rechazó a instancias de un informe de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) la comercialización del antitumoral de Pharma Mar en suelo europeo. “Un proceso lleno de irregularidades”, según denunció el propio Fernández de Sousa durante la presentación de sus resultados de 2017, que, a su juicio, le recordaba lo ocurrido con el que ahora es su fármaco estrella: el Yondelis.

Este antitumoral para el sarcoma de tejidos y para el cáncer de ovario se comercializa ya en 80 países de todo el mundo y aporta casi 65 millones de euros anuales en ingresos a Pharma Mar. Sin embargo, en sus inicios se topó con la oposición frontal de la Comisión Europea, que en 2003 decidió rechazar su comercialización en suelo europeo. Cuatro años después daría marcha atrás y levantaría la barrera para la distribución de este fármaco, que ahora tira de la cuenta de resultados de Pharma Mar, en el Viejo Continente.

Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad