Imagen de archivo de la fragata 'Mendez Núñez'

Cisma en Navantia a semanas de la criba para su megacontrato en EEUU

La crisis diplomática por la retirada de la fragata Méndez Núñez pone en jaque el encargo de 16.500 millones por el que puja Navantia con Bath Iron Works

Una piedra en el camino a las aspiraciones de Navantia por su mayor contrato en Estados Unidos. La embajada norteamericana en Madrid ha reprendido al Ministerio de Exteriores por su decisión de retirar la fragata Méndez Núñez (con base en Ferrol) del grupo de combate liderado por el portaaviones USS Abraham Lincoln ante la escalada de tensión de Donald Trump con el régimen iraní.

El roce diplomático de España con Estados Unidos se produce en un momento en el que la Armada americana (la US Navy) busca un astillero al que adjudicar el megacontrato para la construcción de 20 fragatas. Cinco firmas -entre ellas Navantia- se disputan este encargo valorado en casi 17.000 millones de euros en el que la fragata Méndez Núñez estaba llamada a jugar un papel relevante de cara a una nueva criba que tendrá lugar en las próximas semanas.

Doble examen

La entidad presidida por Susana de Sarriá puja por el programa FFG(x) de la US Navy de la mano de la estadounidense General Dynamics Bath Iron Works. La firma española, con astilleros en Fene y Ferrol, es la encargada de preparar el diseño de unas fragatas que, en el caso de ser adjudicadas, se construirían en los astilleros que la firma estadounidense tiene en Maine.

Tras superar el primer corte, la alianza entre Navantia y General Dynamics Bath Iron Works recibió 14,9 millones de dólares (unos 13 millones de euros) de la Administración estadounidense para continuar avanzando en sus diseños. Esta tarea la completaron esta misma semana, en la que se hicieron públicas las recreaciones de cómo serían las fragatas. Una vez presentadas todas las propuestas, el Gobierno estadounidense pondrá en marcha en las próximas semanas una nueva criba tras la cual se entregarán otros ocho millones de dólares (más de siete millones de euros) a las firmas que sigan adelante en el proceso.

Es la etapa más próxima en un calendario de un proceso que se espera que se resuelva definitavamente a lo largo del próximo año. Será entonces cuándo la Administración estadounidense decida, en vísperas electorales, si el contrato va a parar a Navantia y General Dynamics Bath Iron o si, por el contrario, decide adjudicarlo a Austal USA, Fincantieri, Huntington Ingalls o Lockheed Martin.

La 'Méndez Núñez' como ejemplo

La tarea de acompañamiento de la fragata Méndez Núñez en el grupo de combate encabezado por el portaaviones USS Abraham Lincoln tenía una doble función por un lado. Por un lado, mostrar el apoyo diplomático a Estados Unidos en una misión que se dirigía hacia las aguas del Golfo Pérsico y, por otro, poner en el escaparate a una fragata muy similar a la que Navantia presentará en el megacontrato de Estados Unidos.

La Méndez Núñez es la cuarta fragata de la familia de las F-100. Es el modelo que Navantia y su socio norteamericano están tomando como referencia para el contrato de 20 fragatas de la US Navy.

La misión, abortada ante la inseguridad por un posible ataque de Irán, ofrecía una oportunidad más de mostrar el potencial de la fragata made in Ferrol, que lleva ya 13 años operativa y en cuya hoja de servicios figura, entre otros, el haber participado en la Operación Atalanta contra la piratería ilegal en aguas de Somalia.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad