Cimpor, grupo de origen portugués, tiene en Vigo un holding con más de mil millones de capital / Cimpor

Cimpor gana una demanda de 120 millones contra Hacienda

stop

La Audiencia Nacional da la razón al grupo cementero con base en Vigo ante reclamaciones fiscales derivadas de su proceso de reordenación

en A Coruña, 25 de octubre de 2017 (06:00 CET)

Había en juego nada menos que 120,1 millones de euros, en el que se puede calificar ya como uno de los litigios de mayor envergadura registrados en Galicia en los últimos años. El grupo luso Cimpor, que opera desde Vigo a través de su holding internacional con participaciones en diversos mercados, ha doblado el pulso al Ministerio de Hacienda. Lo ha hecho en la Audiencia Nacional.

Cimpor Trading e Inversiones SA, antes denominada Cimpor Inversiones, con domicilio social en la calle Colón, de Vigo, ha visto cómo la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional le da la razón en prácticamente todos los puntos de un recurso interpuesto contra una resolución del Tribunal Económico Administrativo Central, es decir, Hacienda, de enero de 2014, que anula en gran parte.

Complejidad de la inspección

Cimpor llegó a la Audiencia Nacional por no estar de acuerdo con lo dictado por el Tribunal Económico Administrativo Central sobre las liquidaciones del Impuesto de Sociedades de los ejercicios 2005, 2006, 2007 y 2008, en las que Hacienda veía un fraude de ley. En juego también estaba la prescripción de los delitos, ya que Hacienda, ante la complejidad del proceso de reestructuración del grupo, amplió el plazo de investigación y decretó incluso el inicio de un procedimiento especial de fraude de ley, nombrando instructor a Jaime Muntaner Pedrosa, alto funcionario de Hacienda y en su día delegado especial de la Agencia Tributaria en Galicia.

La reestructuración de una sociedad dominante, Cimpor Inversiones, y hasta 27 sociedades dependientes y filiales, dan idea de la complejidad de la investigación, como señala la sentencia de la Audiencia Nacional, del pasado verano y a la que ha tenido acceso Economía Digital. El volumen de las operaciones también era elevado: 384,5 millones en 2005; 478,5 millones en 2006; 478,5 millones en 2007, y 444 millones en 2008, según recoge la sentencia.

 Venta de acciones y préstamos

¿Y en qué consistían esas operaciones de reordenación? Pues al tratarse de un holding extranjero con un brazo inversor en España, sobre el que pivotaba gran parte de su operativa internacional, los movimientos societarios de Cimpor Inversiones, con sus derivadas fiscales, abarcan también diversas operativas. Entre ellas destacan la adquisición y venta de acciones y participaciones sociales; numerosos préstamos efectuados entre empresas del grupo y un elevado número de préstamos y pólizas con terceros.

Las deducciones por doble imposición internacional, los gastos financieros, que comprenden préstamos entre empresas del grupo y préstamos con terceros, también se encontraban entre las operaciones sobre las que Hacienda había puesto el foco inspector. En concreto, el fisco investigó, y consideró inicialmente fraudulentos, los efectos fiscales de los gastos financieros relacionados con las operaciones de financiación de las adquisiciones a empresas del Grupo Cimpor de participaciones en entidades no residentes.

El fondo de comercio

Otro de los puntos de la compleja madeja de reordenación que practicó la cementera portuguesa con su filial gallega incluía las amortizaciones del fondo de comercio de las participaciones adquiridas al grupo, algo que Hacienda también inspeccionó.

Motivo de litigio también era la incorrecta cuantificación del fondo de comercio en la adquisición de terceras sociedades en los años 2002, 2007 y 2008, al considerar que es necesario incluir el impuesto diferido en el cómputo del fondo de comercio de las sociedades Natal Portland Cement, Yibita Cimentos Sanavi Ve y Shree Digvijay Cement Company Limited. La sala solo valoró las liquidaciones contenidas en los ejercicios 2007 y 2008.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad