China, doble motivo de preocupación para Inditex

stop

El gigante asiático, además de ser uno de sus principales mercados fuera de España, es también su principal clúster productivo con más de 300 proveedores

Pablo Isla con el ministro chino Zhong Shan

en A Coruña, 26 de agosto de 2015 (01:04 CET)

La inestabilidad de la economía china, que el pasado lunes provocaba una jornada aciaga en los mercados mundiales, ha supuesto un varapalo a la cotización de Inditex. Hace menos de un mes la firma textil valía en bolsa más de cien mil millones de euros. Al cierre de la sesión de este martes, después de anotarse un rebote del 5,17% respecto a la jornada anterior, su valor era de poco más de 91.000 millones. Pero China preocupa a la multinacional gallega por otras cuestiones.

Las recientes devaluaciones del yuan pueden afectar a uno de los principales mercados de Inditex fuera de España. En poco más de una década, la firma con sede en Arteixo ha abierto más de 500 tiendas en el gigante asiático, que ha pasado a convirtirse así en el mercado con más establecimientos después de España. Todas las firmas del grupo están allí presentes, con la única excepción de Uterqüe.

Frenazo de las ventas

Según Société Générale, las ventas de Inditex en China suponen el 8% del total, aunque la compañía no facilita datos desagregados por países. No obstante, la devaluación de la moneda y el consiguiente encarecimiento de las importaciones podrían ocasionar un frenazo en las ventas que llegase a alterar dicho porcentaje.

Especialmente significativo puede ser el frenazo en la venta online, en la que Inditex ha centrado su estrategia para seguir ganando cuota de mercado. Lo hace de la mano del gigante Alibaba y de su plataforma Tmall.com, a través de la cual la multinacional textil llega desde 2013 a 400 millones de potenciales compradores chinos, incluidos los de las zonas rurales del país. La plataforma se embolsa por cada transacción hasta un 5% del importe, una pérdida de márgenes que la multinacional puede cubrir con un mayor volumen de ventas. Pero si éstas caen, la cosa se complica.

Otro ojo en la producción

Para Inditex, China no es únicamente un enorme mercado para colocar sus productos: también es un importante centro de producción. El clúster productivo chino estaba compuesto al cierre de 2014 por 300 proveedores -un 10,7% más que el año anterior- que empleaban a 258.126 trabajadores. Junto con Marruecos, China fue el país donde más creció la producción para las firmas del grupo, aunque todavía está lejos de alcanzar a España, donde se elaboran más de la mitad de los productos que se comercializan en las tiendas.

En este sentido, el aumento de los márgenes que genere la devuluación del yuan puede compensar en parte el previsible frenazo de las ventas, aunque también habrá que ver en qué medida afecta la inestabilidad económica a la confianza del consumidor chino y, consecuentemente, a la generación de caja de Inditex en el gigante asiático.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad