Chantaje de Alcoa: cerrará A Coruña y Avilés si Industria no rectifica

stop

Asegura que retirará los procesos de despido colectivo en caso de que el Gobierno le de una salida al problema de la tarifa eléctrica

Foto de archivo de una marcha de trabajadores de Alcoa en A Coruña

A Coruña, 04 de diciembre de 2014 (21:08 CET)

Alcoa ha enseñado sus cartas, y estas señalan directamente al Ministerio de Industria, de José Manuel Soria. La multinacional está dispuesta a mantener la actividad en las fábricas de A Coruña y Avilés, pero con una condición: que el Gobierno rectifique y de una salida al problema de la tarifa eléctrica. Si la compañía consigue hacerse con dos paquetes de 90 megavatios, uno para cada planta, en la segunda subasta de interrumpibilidad que se celebrará este diciembre retirará la propuesta de despido colectivo.

Es el grueso de la información que este jueves la dirección de la compañía en España ha trasladado a los representantes de los trabajadores de A Coruña y Avilés tras una reunión de más de cinco horas de duración. El próximo encuentro entre empresa y plantilla será el martes.

Segunda subasta eléctrica

La presidente de Alcoa España, Rosa Piñeiro, ha sostenido que en los próximos días la multinacional seguirá intentando llegar a un acuerdo con el Ministerio de Industria, de forma que pueda acudir a la segunda subasta de servicios de interrumpibilidad (las primas que reciben los grandes consumidores de energía por paralizar su consumo en picos de gran demanda) y pueda alcanzar los ansiados paquetes de 90 megavatios a un precio competitivo. En la primera subasta tan sólo consiguió paquetes para la factoría de San Ciprián, en Cervo.

A pesar del órdago del cierre de las dos plantas, lo que significaría dejar en la calle a más de 800 personas (395 sólo en A Coruña), parece que José Manuel Soria no se arruga. El ministro ha declarado en varias ocasiones en los últimos días que Red Eléctrica de España llevará a cabo una segunda subasta de servicios de interrumpibilidad en diciembre pero que las condiciones serán "las mismas" para todas las empresas que se presenten, sin hacer distinción.

Plantas rentables

Pero, ¿qué pasará si Alcoa no consigue los ansiados paquetes de interrumpibilidad? La multinacional ha sido clara. Seguirá adelante con los despidos, y estos afectarían al conjunto de las plantillas de A Coruña y Avilés, ya que la compañía entiende que ambas factorías dejarían de ser viables a partir del próximo 1 de enero.

El pasado octubre, la multinacional estadounidense logró un principio de acuerdo con el grupo holandés Altlas Holding para vender sus tres plantas de transformación en Amorebieta (País Vasco), Alicante y Castelsarrasin (Francia).

Las plantas que Alcoa amenaza con cerrar ante Industria, A Coruña y Avilés, formaban parte, hasta principios de este año, de la sociedad Alcoa Inespal SA. Entre ambas sumaron en 2013 unos beneficios de 53 millones después de impuestos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad