Cementos Cosmos encaja un nuevo revés judicial en Galicia

stop

El juez tumba la demanda de la cementera contra un miembro de la Asociación O Iribio, contraria a la mina, para hacerse con territorios limítrofes a la cantera de Triacastela

Trabajos de exploración en Cova Eirós | Salvemos Cabana

Lugo, 30 de diciembre de 2015 (15:26 CET)

Cementos Cosmos, la cementera del grupo Votorantim, tiene en marcha una ofensiva judicial en Triacastela, el ayuntamiento lucense donde tiene en concesión la cantera de caliza de Vilavella, que tradicionalmente abastecía su planta de Sarria, ahora prácticamente paralizada. La explotación ha levantado ampollas por situarse sobre el yacimiento arqueológico de Cova de Eirós. Colectivos como Salvemos Cabana, ContraMINAcción o Adega se han opuesto a la actividad en la mina e incluso AGE llevó la licencia municipal de la empresa al Parlamento, tras detectar irregularidades.

En este escenario, Cosmos tiró de demandas. Algunas de ellas por injurias, otras para denunciar ocupaciones ilegales de los terrenos colindantes con la cantera. Pero por el momento, está fallando los disparos. El juzgado de primera instancia de Becerreá acaba de emitir un fallo en el que tumba otra demanda, la segunda en este caso, contra Horacio Río Lago, miembro de otra plataforma contraria a la explotación, la Asociación O Iribio.

Lista de demandas

Según informa ContraMINAcción, Cosmos pretendía "desahuciar" al activista de dos fincas de su propiedad limítrofes con la cantera de Vilavella. Es la segunda demanda que en la que Río Lago vence a la cementera, y todavía queda una tercera dirimiéndose en los tribunales.

Cosmos, según informó a este medio semanas atrás, denunció la ocupación ilegal de terrenos, la mayoría empleados para uso ganadero. También interpuso otra demanda contra el presidente de la misma asociación, Marcos Celeiro, por atentar contra su honor, reclamándole 45.000 euros.

Las batalla de las parcelas

En el último fallo, el juez considera que Cementos Cosmos no fue capaz de demostrar la propiedad de las parcelas, explica ContraMINAcción, que apunta que son terrenos "irrelevantes e innecesarios" para la mina, pero importantes para el medio de vida del denunciado. También cifra en 18.000 euros los costes que tendría que abonar el activista en caso de encajar un fallo favorable a la compañía.

"La empresa presentó documentos correspondientes a otras parcelas que intentó hacer pasar por documentos correspondientes con las parcelas en litigio (…) Las maniobras realizadas por Cosmos en este juicio evidencian las irregularidades en el procedimiento de expropiación forzosa que realizó esta empresa", concluye la asociación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad