Castellano sumará un patrimonio de 100 millones con la venta de ONO

stop

El presidente del grupo de cable, que se llevará un bonus tras la venta a Vodafone, posee dos firmas de inversión que gestionan más de 80 millones en activos

José María Castellano

11 de marzo de 2014 (22:27 CET)

La compra de ONO por parte de Vodafone parece inminente, al igual que semeja que la etapa de José María Castellano al frente de la operadora de cable está próxima a su fin. Diversas fuentes apuntan que el empresario abandonará la firma si prospera, como parece, la adquisición del grupo por parte del gigante de las telecomunicaciones. No obstante, el que fue presidente de Novagalicia se marchará de la compañía con un patrimonio cercano ya a 100 millones de euros, tras recibir un bonus que, como mínimo,podría rondar los 20 millones.

La balanza se inclinará de forma definitiva hacia un lado o hacia otro este jueves. Es la fecha prevista para que se celebre la junta de accionistas que, en principio, debía aprobar la salida a bolsa de la compañía. Pero será en esa cita en la que Castellano lleve ante los inversores la oferta definitiva de Vodafone, que se espera sea comunicada en las próximas horas.

Entre 7.000 y 7.500 millones


La cantidad exacta que pondrán sobre la mesa los británicos oscila entre los 7.000 y los 7.500 millones, según diversos medios económicos. La agencia Reuters anunciaba el pasado viernes que ya existe un acuerdo preliminar . La venta a Vodafone satisface a los fondos mayoritarios: Providence, CCMP, Thomas H. Lee y Quadrangle.

La venta se antoja incompatible con la oferta pública de 1.000 millones de euros, que se planteó en febrero y que ahora se revela prácticamente como un órdago para forzar a Vodafone a mejorar su oferta.

Plan de incentivos millonario


Sea como fuere, tanto si la empresa se vendía como si entraba en bolsa, Castellano se llevaría un importante bonus, según está fijado en la memoria anual de la compañía. Si el grupo llevaba a cabo un “evento de liquidez” antes de 2017, se activaría un plan de incentivos que pasa por repartir unos 49,5 millones de títulos, cerca de un 3% de la compañía, entre un número de directivos que no se especifica. Si Vodafone valora el 100% de ONO en 7.000 millones (puede que más) el bonus a repartir ascendería a 210 millones de euros.

La cúpula directiva de ONO está conformada por 11 miembros, entre los que destacan José María Castellano como presidente y Rosalía Portela como consejera delegada. Como mínimo, el ex presidente de NCG podría embolsarse un incentivo equivalente a unos 20 millones. No obstante, parece poco probable que el plan se divida entre los 11 directivos (algunos medios apuntan a cinco miembros) a partes iguales.

¿Blindaje?


Además, el informe anual de la compañía indica que existe una cláusula de garantía o blindaje, para casos de despido o “cambios de control” a favor de los miembros de la alta dirección “incluyendo los consejeros ejecutivos” de la sociedad y que beneficia a cuatro cargos, cuyos nombres tampoco se especifican en el documento.

Sea como fuere, parece claro que tras la venta de ONO Castellano manejará ya una fortuna de más de 100 millones de euros. El ejecutivo abandonó NCG sin blindajes, sin embargo atesora un considerable patrimonio derivado de la evolución de sus sociedades patrimoniales, gestionadas desde una family office con base en A Coruña. Sólo dos firmas de inversión, como son Nakadama y Alazady, de propiedad familiar y de las que cuelgan diversas participaciones, gestionan un volumen de activos de, al menos, 84,6 millones de euros. Ambas suman un patrimonio de 70,9 millones.

Además, Alazady declara un 99,6% de Carivega de Inversiones, una sociedad de inversión en capital variable (sicav) de tributación laxa y con un capital máximo escriturado de 23,8 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad