Castellano manda en la moda a través de Puig, socio de Lonia y Adolfo Domínguez

stop

El ejecutivo coruñés, ex de Inditex, Novagalicia y ONO, sigue vinculado al sector textil en uno de los grupos líderes españoles, al que aporta experiencia y búsqueda de inversores

José María Castellano

en A Coruña, 19 de mayo de 2016 (21:32 CET)

¿José María Castellano lejos del mundo de la moda? ¿Y del sector textil gallego? El paso por Novagalicia y ONO del ejecutivo coruñés, uno de los más sólidos apoyos que en su día tuvo Amancio Ortega para la expansión de Inditex, sigue vinculado muy de cerca a los grandes grupos que son referencia del sector. Y con capital gallego. Lejos de la química Sniace, con cuya presidencia se le ha llegado a relacionar, por sus vínculos con uno de sus mayores accionistas, el dueño de Naturhouse, Castellano es uno de los miembros más estables del consejo de Puig, que es desde hace algo más de un año segundo accionista de dos grandes del textil gallego: Lonia y Adolfo Domínguez. 

Castellano aterrizó en el consejo de Puig en octubre de 2014, solo un mes después de que el grupo catalán se hiciera con el paquete del 25% de la Sociedad Textil Lonia que los franceses de LVMH habían puesto a la venta. Lonia, de los hermanos de Adolfo Domínguez, capitaneados por Jesús, es hoy en día el segundo grupo textil gallego, solo por detrás de Inditex, y fabrica y comercializa marcas como Carolina Herrera, CH y Purificación García. Puig también es franquiciado de la diseñadora venezolana afincada en Nueva York, en su caso para su división de perfumería. 

La aportación de "Caste"

Cuando "Caste" se incorporó a Puig, solo hacía tres meses de su despedida de Novagalicia, ya que aunque Banesco adquirió lo que hoy es Abanca en diciembre de 2013, su desembarco efectivo se produjo en junio del año siguiente. Castellano había asumido desde la compra tareas de transición en el banco por encargo del Fondo de Reestructuración Ordenada de la Banca (FROB). La experiencia y la búsqueda de inversores, por sus relaciones con los fondos de inversión internacionales, fueron las cualidades que llamaron la atención de la familia catalana que controla el grupo de lujo, moda y perfumería. 

Puig es desde 2014 el segunda accionista de dos de las mayores compañías textiles de Galicia tras Inditex: Adolfo Domínguez y Textil Lonia. De la primera tiene un 14,8% de su capital, y a su accionariado se había incorporado mucho antes, en el año 2000. De la segunda, el 25%. La casualidad, o no, ha hecho que la firma catalana sea accionista significativa de dos empresas pilotadas por la familia Domínguez, con sede en Ourense y enfrentadas entre sí. 

La relación con Adolfo Domínguez

Y si "Caste" está ahora en el consejo de Puig, como antes en otros órganos de administración, también tuvo presencia en el sector textil gallego tras su salida de Inditex, del que ocupó durante años la vicepresidencia. Y fue precisamente Adolfo Domínguez quien llamó a la puerta del catedrático coruñés para incorporarlo a su consejo. Sucedió en marzo de 2007. Solo estuvo dos años con el modisto ourensano. Cuando en 2009 accede a la presidencia de ONO, el ejecutivo coruñés dejó el consejo de Adolfo Domínguez. 

Puig es uno de los grandes del lujo. En 2015 alcanzó unas ventas netas de 1.645 millones de euros, representando un crecimiento del 9% . El beneficio neto atribuido fue de 126 millones de euros, un 8% de las ventas. El 14% de sus ventas se generan en España y el 86% en el resto del mundo. Puig contaba en 2015 con 4.483 empleados, de los cuales 1.620 trabajaban en España. En la actualidad, Puig vende sus productos en más de 150 países y cuenta con filiales propias en más de una veintena de países.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad