Castellano liquida la empresa con la que tumbó en los tribunales el concurso eólico del bipartito

stop

El Tribunal de Xustiza de Galicia suspendió cautelarmente las adjudicaciones en 2009 tras el recurso presentado por Muiños de Vento Galegos, controlada por el presidente de NCG

José María Castellano / EFE

27 de noviembre de 2013 (21:13 CET)

Alazady España, la sociedad de inversión del presidente de Novagalicia Banco, José María Castellano, liquidó el pasado 20 de noviembre Muiños de Vento Galegos SA, empresa que concurrió al concurso eólico puesto en marcha por el Gobierno bipartito de Emilio Pérez Touriño y Anxo Quintana y firma que también tuvo mucho que ver en la suspensión del mismo en los tribunales.

A través de Alazady España, el empresario gallego posee numerosas sociedades cuyo objeto social varía desde la gestión inmobiliaria hasta las energías renovables. Además de la empresa eólica que ahora disuelve, la sociedad de inversión del banquero es administradora única de Bosque de Xaz Inmobiliaria, Alazady Biotecnológica y Delta Bonillo Fotovoltaica, entre otras participadas.

Promesa de Feijóo

El concurso eólico del bipartito se resolvió el 26 de diciembre de 2008. La Xunta repartió entre 14 grupos empresariales 2.290 megavatios, de los que cerca del 14% quedaban en manos públicas. El proceso desató una profunda brecha entre los dos socios de Gobierno, socialistas y nacionalistas, y el PP de Alberto Núñez Feijóo, entonces en la oposición, prometió en campaña electoral por activa y por pasiva que anularía el proceso, como así hizo.

Al Ejecutivo de Núñez Feijóo le faltó tiempo para cumplir la promesa electoral. Tan sólo unos meses después de su llegada a San Caetano, tumbó el concurso eólico de sus predecesores. El 6 de agosto de 2009 el Consello de la Xunta aprobó el proyecto de la nueva ley eólica, que servía para derogar el decreto elaborado por el BNG en la anterior legislatura. De esa forma, declaraba nulo el reparto de megavatios de la Consellería de Innovación e Industria de Fernando Blanco.

Feijóo argumentó la existencia de 55 recursos administrativos contra la resolución, tres contenciosos presentados ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia contra el reparto y un informe elaborado por la Asesoría Xurídica Legal de la Xunta que detectaba tachas de constitucionalidad en el decreto entonces vigente.

Primera suspensión cautelar en 2009

Tres meses después, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia suspendió de forma cautelar el concurso, algo que fue interpretado por la Xunta popular como una forma de refrendar su tesis. Es ahí donde Muíños de Vento Galegos SA, la empresa ahora liquidada, tuvo mucho que ver.

La decisión del tribunal tuvo su origen en uno de los recursos contra la adjudicación eólica interpuesta por Muíños de Vento Galegos, que aspiraba a 400 megavatios con once propuestas en el concurso del bipartito. El gerente de la empresa, el constructor coruñés José Lorenzo Cotelo aseguró que la solicitud de medidas cautelares “se apoyó en los daños y perjuicios que se pueden derivar del proceso, al tiempo que también cuestiona la legalidad de decisiones como conceder participación pública en los proyectos o la adopción de criterios de valoración”.

Castellano ya participaba entonces en el grupo eólico a través de Alazady España. En aquella época había dejado ya atrás Inditex. Era presidente de ONO y vicepresidente de La Voz de Galicia. Uno de sus hijos, Pablo Castellano Vázquez, es administrador de Energías Renovables del Atlántico, que controlaba el 100% el capital de Muiños de Vento Galegos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad