Castellano, el gran ganador de ONO pase lo que pase

stop

La compañía premiará con un dividendo millonario a parte de la cúpula directiva, tanto si se vende el grupo, como si sale a bolsa

José María Castellano / EFE

10 de febrero de 2014 (21:03 CET)

El consejo de administración de ONO abordará en su reunión de este martes las opciones de futuro de la compañía. Estas pasan por la salida a bolsa del grupo de telecomunicaciones o por la venta directa de la firma a un tercero. Con cualquiera de las dos posibilidades, el presidente de la firma, José María Castellano, y su equipo directivo, se llevarán una millonaria compensación.

El máximo órgano ejecutivo de la compañía, formado por 13 miembros, está convocado inicialmente para estudiar la OPV de ONO. No obstante, existe ya una oferta en firme por parte de Vodafone. The Sunday Times publicó que la operadora de telefonía móvil está dispuesta a pagar 7.000 millones.

Castellano siempre apuesta por la bolsa

Tanto Castellano como la consejera delegada, Rosalía Portela, apuestan por el debut en bolsa. El ex presidente de Novagalicia Banco ya se encargó de sacar al parqué al gigante Inditex en 2001. Sus planes pasaban por hacer lo mismo con el banco gallego, que fue nacionalizado y vendido el pasado diciembre a Banesco. No obstante, los fondos de capital riesgo presentes en el accionariado de ONO podrían decantar la venta a un tercero.

Pero, sea cual sea el futuro, Castellano gana. El 25 de mayo de 2011, el consejo de administración del Grupo Corporativo ONO SA (accionista único de ONO Midco SAU, sociedad dominante del grupo Cableuropa) aprobó un plan de retribución de incentivos a largo plazo ligado a la evolución del valor del grupo.

“Evento de liquidez”

El importe del incentivo se determinaría “multiplicando el número teórico de acciones asignado a cada participante, por la diferencia entre el número final e inicial de referencia”. Según la memoria anual de cuentas de la compañía, el plan se ejecutaría ante la ocurrencia de un “evento de liquidez”, ya fuera este la salida a bolsa o la venta a un tercero. Eso sí, debería producirse antes de acabar 2017.

El número de acciones que se repartirán dentro del plan de incentivos, teniendo en cuenta todas las sociedades que conforman el grupo, llega a los 49,5 millones de títulos, un 3% del capital del grupo. En el caso, por ejemplo, de que Vodafone llegase a comprar el 100% de las acciones de ONO por 7.000 millones, los benefiarios del plan se repartirían unos 210 millones.

¿Quién recibirá los incentivos?

Pero, ¿quiénes son los partícipes de dicho plan? La memoria de cuentas anuales no lo aclara. Como mínimo, se trata de Castellano y de Teresa Portela. Según el mismo documento, el Grupo Corporativo ONO cuenta con dos empleados “todos ellos personal directivo de la sociedad y miembros del consejo de administración”.

En 2012, el consejo de administración ya percibió una retribución de tres millones de euros, uno más que un año antes.

Un patrimonio en crecimiento

Castellano se llevará premio económico, se venda ONO o entre en bolsa. No es la primera vez que se encuentra en una situación así. En 2000, un año antes de que Inditex saliese a bolsa, Amancio Ortega decidió vender a 26 de sus más estrechos colaboradores un 2% del capital del grupo. El precio de la acción se pagó a menos de tres euros, cuando se sabía que la salida al parqué del grupo gallego revalorizaría enormemente el valor de sus títulos. El entonces vicepresidente de la textil fue uno de los principales beneficiados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad