Castellano defiende las tasaciones de los terrenos mexicanos de Jove

stop

El presidente de NGB declaró como testigo en el juicio por la denuncia de la administración concursal de Martinsa-Fadesa

Fernando Martín

11 de septiembre de 2012 (15:11 CET)

En la segunda jornada del juicio que enfrenta a la administración concursal de Martinsa-Fadesa y a Manuel Jove por la venta de los terrenos de México le tocó el turno declarar como testigo al exconsejero de Fadesa y actual presidente de Novagalicia, José María Castellano.

El directivo afirma que una tasación “justificó” el pago de 118 millones de euros por los terrenos que Jove tenía en México y que vendió a Martinsa junto con Fadesa. En la misma línea, otros exmiembros del consejo de administración han indicado que la cuantía de esta tasación era “incluso superior” al precio fijado en el acuerdo entre Martinsa y Jove, en el proceso de venta de la inmobiliaria Fadesa.

Aún así, la administración concursal de Martinsa-Fadesa reclama a Jove y a su exconsejero delegado, Antonio de la Morena, una indemnización de 108 millones de euros por unos terrenos, a su juicio, “sobrevalorados”.

“Precio justificado”

Castellano ha asegurado no recordar en “cuánto” fijaba el precio de los terrenos de Loreto la tasación, pero ha añadido que “el precio estaba justificado”.

Además, ha ratificado que Fadesa rechazó, en 2004, la posibilidad de comprar terrenos en México por su salida a Bolsa, aunque ha admitido que, dos años después, se volvió a plantear al consejo de administración la posibilidad de adquirir esos terrenos "con una situación distinta porque había licencia de obra”.

El banquero señaló que se dio el visto bueno a la operación de compra de los terrenos de Jove en México “porque se decidió expandir la compañía por la saturación del mercado español”, añadió.

Suelo rústico

Frente a los argumentos esgrimidos por estos testigos, en un comunicado, el presidente de Martinsa, Fernando Martín, afirma que está "cada vez está más claro" que Jove le vendió como "ya desarrollados y muy buenos" unos terrenos que "en realidad era suelo rústico sin ningún tipo de planeamiento aprobado".

Tal y como hizo este lunes en el juicio, que está previsto que concluya el jueves, día 13, reitera que no conocía los terrenos y que aceptó su compra porque Manuel Jove le dio "su palabra" de que se los vendía "al mismo precio que él había pagado, lo cual se está demostrando que era falso", sostiene.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad