Carrefour ventila el jamón de bellota investigado por la Guardia Civil. En la imagen, la sección de charcutería de Carrefour.
stop

La cadena de supermercados Carrefour liquida los polémicos jamones de bellota investigados por Seprona por presunto fraude de calidad alimentaria

David Placer

Carrefour ventila el jamón de bellota investigado por la Guardia Civil. En la imagen, la sección de charcutería de Carrefour.

Madrid, 21 de febrero de 2018 (04:55 CET)

Carrefour ha liquidado los jamones ibéricos de bellota investigados por la Guardia Civil. Los jamones Ibéricos de Antaño, vendidos a precio de saldo por Comapa, el principal distribuidor de ibéricos de España, han desaparecido de sus estanterías, donde contaban con una posición privilegiada hasta hace varias semanas.

Los jamones que se vendieron a precio de saldo durante las pasadas Navidades en Carrefour pasaron de ser el producto estrella de la sección de charcutería a ser el gran ausente. Han desaparecido por completo de todos los anaqueles.

Decenas de jamones de bellota de bajo coste copaban las estanterías hace pocas semanas en las tiendas Carrefour de España. Este diario comprobó que han desaparecido de los principales establecimientos de Madrid.

“Esos jamones se han acabado pero no sabemos cuándo llegarán o si volveremos a tener”, explica uno de los responsables de charcutería de una de las tiendas de Carrefour.

La Guardia Civil ha realizado al menos 30 inspecciones en Carrefour y el impacto mediático de la investigación, destapada por este diario, ha causado inquietud en la multinacional, según han explicado fuentes internas de la compañía. Carrefour se deshizo de parte de la mercancía en sus almacenes y también solicitó la devolución de algunas partidas al distribuidor, según ha podido saber este diario de fuentes internas.

La cadena no había confirmado ni desmentido esta versión y tampoco respondió las preguntas de este diario, al cierre de este artículo.

Las sospechas

Los inspectores del Seprona sospechan que parte de los jamones podrían tener una calidad alimentaria inferior a la anunciada. En vez de jamones ibéricos de bellota, su bajo precio podría indicar que se trataba de jamones ibéricos de cebo, es decir, jamones de cerdosa alimentados con piensos, un producto mucho más económico.

Los jamones Ibéricos de Antaño han despertado las dudas de ganaderos e industriales por sus bajos precios. El consenso del sector apunta a que es imposible vender un jamón ibérico de 7,5 kilos por menos de 300 euros y los jamones de Comapa se han llegado a vender en Carrefour hasta por 129 euros, menos de la mitad.

Dos ejemplares en Makro

En los supermercados Makro el jamón de bellota de Comapa también empieza a escasear. Apenas dos ejemplares de los jamones “Ibérico de Antaño” quedaban expuestos en el establecimiento más emblemático de la cadena, cerca del aeropuerto de Barajas.

La cadena tuvo que dejar de trabajar con jamones en el pasado. Makro ya había retirado los jamones de Félix de Múrtiga que se vendían como “calidad de recebo”, es decir, que el cerdo comió bellotas y pienso, cuando en realidad era “de calidad cebo”, es decir que sólo fue alimentado con piensos industriales.

Ahora, las miradas tanto en Makro como en Carrefour están dirigidas hacia los departamentos de compras que han decantado por la empresa investigada sobre el resto de marcas comerciales.  

La elección de una marca por parte de un director de compras supone una decisión millonaria para cualquier proveedor. Comapa ha logrado vender más de cien millones de euros en Carrefour.

Si la cadena de supermercados decide dejar de trabajar con su principal proveedor de jamones, la decisión podría hacer tambalear el negocio del primer distribuidor de ibéricos en España. Hasta ahora, eso no ha sucedido. Carrefour sigue vendiendo otros jamones de Comapa, como los jamones de cebo, con normalidad.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad