Carolina Masaveu se hace fuerte en Pescanova tras aprobarse el convenio

stop

Su participación en la multinacional se eleva hasta el 7,1% aunque el capital se diluirá una vez la banca canjee deuda por acciones

Carolina Masaveu, en el centro, flanqueada por dos familiares | EFE

06 de mayo de 2014 (14:19 CET)

Carolina Masaveu, heredera de la saga familiar asturiana que controla el Grupo Masaveu, ha elevado su participación en Pescanova del 3,7% al 7,1%, tras despejarse el futuro de la pesquera en manos de la banca acreedora.

De esta forma, la inversora se consolida como uno de los accionistas de referencia en la compañía gallega, después de superar el umbral del 5% con la compra de 975.000 títulos de Pescanova en el Mercado de Operaciones Espaciales de la Bolsa de Barcelona a través de una operación sobre títulos con cotización suspendida.

Precio simbólico

Se trata de la segunda operación que Masaveu comunica a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en Pescanova, donde emergió como accionista de referencia el pasado verano al declarar una participación del 3,741%, tras comprar un paquete de 1,05 millones de títulos, a través de su sociedad patrimonial Crisgadini, por un precio simbólico.

Pese a que en ninguno de los dos casos la inversora ha dado el conocer el importe de las transacciones, el segundo paquete también puede haber sido adquirido por un precio simbólico, pese a estar valorado en 5,76 millones de euros si se tiene en cuenta el último precio que marcaron los títulos de la pesquera el 12 de marzo de 2013, fecha en la que fue suspendida su cotización.

Cambios accionariales

No obstante, el mapa accionarial de la pesquera sufrirá variaciones próximamente, ya que el capital actual se diluirá, una vez que la banca acreedora acometa el canje de deuda por acciones y se convierta en principal accionista de la pesquera.
La propuesta de la banca acreedora (Sabadell, Popular, CaixaBank, Bankia, Novagalicia, BBVA y UBI Banca) para reflotar la compañía, que contó con el respaldo del 63,65% de los acreedores, incluye una inyección de capital de 125 millones de euros y la capitalización de unos 2.000 millones de euros de deuda, lo que supone una quita cercana al 60%.

Así, la banca tomará las riendas de la pesquera para darle continuidad de la mano de un eventual socio industrial, para lo que se encuentra inmersa en negociaciones, o con el nombramiento de un consejero delegado, entre los que se barajan nombres como el del administrador concursal Senén Touza, cargo que podría asumir una vez levantado el concurso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad