Carolina Masaveu: del arte a los langostinos congelados

stop

Una de las herederas de la saga empresarial asturiana emerge en el capital de Pescanova con una participación del 3,74%

Carolina Masaveu, en el centro, flanqueada por dos familiares | EFE

27 de agosto de 2013 (20:09 CET)

Las aguas en Pescanova nunca bajan tranquilas. En pleno concurso de acreedores, con un agujero patrimonial de 1.000 millones, una deuda bancaria que sobrepasa los 3.200 millones y sus acciones suspendidas desde febrero, una nueva accionista de referencia emerge en el capital de la pesquera. Y no una cualquiera.

Se trata de Carolina Masaveu Herrero, hija del fallecido Elías Masaveu y una de las herederas del grupo familiar que construyó un imperio desde Asturias basado en el cemento. No obstante, su perfil no casa con el de un experto en el sector pesquero, ya que hasta ahora poseía una conocida galería de arte en Madrid.

Compra de acciones

Según informó este martes la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Carolina Masaveu se ha convertido en una de las accionistas significativas de la compañía gallega, tras hacerse con 1,075 millones de acciones de la firma a través de Crisgadini SL, sociedad de la que es administradora única.

El objeto social de la citada sociedad es, precisamente, “la promoción o fomento de empresas a través de la suscripción o adquisición de acciones o participaciones”. Y eso es precisamente lo que ha hecho Masaveu en Pescanova.

Movimiento poco habitual

El movimiento de compra que ha realizado no es habitual. La cotización de Pescanova en bolsa está suspendida casi desde los inicios de la crisis de la pesquera, a finales de febrero.

Según explican en la CNMV, la venta de acciones por la que Crisgadin sobrepasó el umbral del 3% se produjo el pasado 20 de agosto en el Mercado de Operaciones Especiales de la Bolsa de Barcelona. Vendedor y comprador llegaron a un acuerdo particular, ya que no existe un precio de referencia para las acciones.

Una desconocida en el sector


Este martes, varios accionistas de Pescanova consultados por este diario se extrañaban de la entrada de Masaveu. Para ellos era una total desconocida.

En realidad, además de por ser heredera del imperio Masaveu, Carolina tenía alguna repercusión mediática a través de su galería de arte en Madrid, que montó en 2004 con su hermana María y que cerró las puertas, debido a la crisis.

Carolina es hija de Elías Masaveu, que falleció en 2005 siendo consejero de Banco Santander y Bankinter. Fue el gestor de la fortuna familiar levantada por su tío alrededor de la industria de Tudela y de la Banca Masaveu. El sector cementero es aún el principal activo de la Casa Masaveu. Aunque el grupo familiar también cuenta con negocios inmobiliarios, vitivinícolas, sanitarios o de aparcamientos.

Fortuna pictórica

Se cuenta además que los Masaveu tienen un importante patrimonio y son dueños de obras de Velázquez, Goya, El Greco, Dalí o Picasso. Esa pasión por el arte es que la habría llevado a Carolina a abrir la galería Fruela.

No obstante, también hay voces más roncas que indican desde hace tiempo que los Masaveu son poseedores de sociedades cartera con fines especulativos. Los que les critican hablan siempre de la opacidad de los miembros de la familia, de los que prácticamente no hay archivos fotográficos.

Antes de la junta de accionistas

Carolina Masaveu emerge en Pescanova en un momento decisivo. Dentro dos semanas, el 12 de septiembre, tendrá lugar la junta de accionistas de la empresa. De ahí ha de salir un nuevo presidente y un nuevo consejo, tras la dimisión de Manuel Fernández de Sousa.

Las cartas están boca arriba, o casi. La cervecera Damm, de Demetrio Carceller, y el fondo Luxempart han presentado la lista del consejo que quieren que salga elegida. Con cuatro independientes y sin rastro de afines a Sousa, el nombre de Masaveu no figura en él.

El propio Fernández de Sousa, que sigue siendo el principal accionista de la compañía (7,5%) ha anunciado que presentará una lista de escogidos para liderar el consejo. A día de hoy, se desconoce quién la comprondrá.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad