Carceller y Sousa trasladan su guerra a la junta de accionistas de Pescanova

stop

Tanto Damm como el ex presidente de la pesquera presentan una propuesta para formar nuevo consejo

Fernández de Sousa, a la izquierda, y Demetrio Carceller, a la derecha

20 de agosto de 2013 (19:41 CET)

La guerra entre Demetrio Carceller, el presidente de la cervecera Damm, y Manuel Fernández de Sousa, ex presidente de Pescanova, no ha amainado ni siquiera tras la dimisión del empresario gallego de su cargo, el pasado julio.

Al contrario, se ha recrudecido y el escenario ahora ha cambiado. Ambos empresarios tienen la mirada puesta en la junta de accionistas que el grupo pesquero celebrará el próximo 12 de septiembre y del que ha de salir un nuevo consejo de administración. En el último, Sousa abandonó la presidencia, aunque se mantiene como consejero y primer accionista de la compañía.

Los nombres del último consejo

El pasado 17 de julio se celebró el último consejo de la era Sousa en Pescanova. El histórico presidente dimitió y abrió un debate sobre su sucesión. En aquel cónclave dos nombres se pusieron encima de la mesa: Alfonso Paz Andrade, accionista y consejero desde 2007 y José Carceller, hermano de Demetrio Carceller y representante de Damm.

No se llegó a cuorum y la decisión quedó aplazada para la fecha del 12 de septiembre. Los accionistas escogerán nuevo consejo, y de él saldrá el nombre del nuevo presidente.

Junta de accionistas

Semejaba que con la marcha de Sousa finalizaba el enfrentamiento entre el gallego y Carceller, el principal exponente del sector crítico que pidió la dimisión del presidente desde el inicio de la crisis de la multinacional, actualmente en concurso de acreedores y con un agujero patrimonial de casi 1.000 millones de euros.

No obstante, la presentación de las propuestas de consejo de cara a la junta de accionistas vuelve a enfrentarlos.

La propuesta de Damm

El primero en disparar fue Damm. La pasada semana hizo pública su propuesta. De los 12 actuales consejeros quiere pasar a siete. Apuesta además por dar valor a los independientes, a tenor de la situación de Pescanova.

Damm propone mantener en el consejo, además de a José Carceller, a Francois Tesch, representante de Luxempart (5,83%); a Iberfomento, de José Antonio Pérez Nievas (3,39%) y a Yago Méndez, el hijo del ex presidente de Novagalicia, José Luis Méndez, y hombre muy próximo a Demetrio Carceller.

Completarían el órgano de decisión otros tres independientes más: Juan Manuel Urgoiti, ex presidente de Banco Gallego y consejero de Inditex; Luis Ángel Sánchez, presidente de SES Astra Ibérica y consejero de la Sareb y Ángel Legarda, consejero y director general de CAF.

Carceller no quiere presidir el consejo

Fuentes de Damm aseguran que la intención ahora de José Carceller no pasa por presidir el consejo. “El presidente, si nuestra propuesta sale aprobada, saldrá de entre los independientes”, indican fuentes de la cervecera.

La lista de Carceller no tardó en ser criticada por el entorno de Sousa. El ex presidente sostiene que la propuesta del empresario catalán no es del agrado del sector pesquero, ya que no hay rastro de personas “con experiencia”.

Sousa contraataca

Y es que Fernández de Sousa, a pesar de su imputación por uso de información privilegiada y por presunto falseamiento de documentos también ha presentado una propuesta de consejo, ya que él sigue manteniendo una silla en él. Lo hizo tan sólo unos días después de Damm.

Sousa indicó al actual administrador concursal de Pescanova, Deloitte, su intención de presentar una propuesta para el consejo. No obstante, de momento, los integrantes de la lista de Sousa no han salido a la luz.

Lo único que ha trascendido es que los consejeros  tendrán una dilatada experiencia y conocimiento en el sector y que, además, se dará entrada a los fondos significativos dentro del capital de la compañía.

En Damm las críticas de Sousa no han sido bien acogidas. “En este momento lo primordial es buscar a gente responsable, con conocimientos y que pueda negociar con la banca”, insisten.

La postura de la banca acreedora

Y lo cierto es que tanto Deloitte como la banca acreedora miran con especial interés el futuro del nuevo consejo de administración. Aunque actualmente está apartado de toda gestión dentro de la empresa, su papel también será capital a la hora de la negociación con las entidades bancarias, con las que el grupo gallego tiene una deuda que sobrepasa los 3.200 millones de euros.

Además, fuentes de las entidades bancarias recuerdan que en un futuro, quizá no muy lejano, el consejo de administración podría estar sujeto a cambios, sobre todo en el caso de que la banca capitalice deuda y "acabe por entrar" en los órganos de decisión de la pesquera.  

Otra clave importante no se le escapa a unos y a otros: la junta de accionistas se celebrará en septiembre, antes de la declaración como imputados de, entre otros, el propio Fernández de Sousa, Paz Andrade, y Pérez Nievas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad