Carceller y Luxempart niegan ante la CNMV que ratificasen la reestructuración financiera de Pescanova

stop

Desmienten el comunicado remitido por Fernández de Sousa y avisan de un nuevo consejo de administración

Demetrio Carceller (superior) y Fernández de Sousa (inferior)

15 de marzo de 2013 (15:17 CET)

Guerra abierta dentro del consejo de administración de Pescanova. A las 14:00 horas de este viernes los consejeros José Carceller (hermano de Demetrio Carceller y representante de Damm) y el fondo luxemburgués Luxempart han remitido un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en el que niegan que durante el cónclave celebrado ayer jueves votasen ni ratificasen la “línea de reestructuración de la política financiera del grupo”. En una comunicación posterior, la propia dirección de Pescanova les ha dado la razón.

Los dos accionistas pusieron en evidencia la comunicación emitida por Pescanova la noche del jueves en la que aseguraba que, tras ocho horas de reunión, el consejo de administración había acordado “por unanimidad” ratificar “la línea de reestructuración política financiera” seguida por la multinacional para afrontar el preconcurso de acreedores en el que se encuentra. Este comunicado estaba firmado por el presidente del grupo, Manuel Fernández de Sousa.

Pescanova se desmiente a sí misma

Las relaciones entre la cúpula de Pescanova y sus socios rebeldes se ha trasladado del consejo de administración a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, donde ahora dirimen sus diferencias. Poco después de la comunicación de Luxempart y José Carceller, la multinacional gallega, a través del secretario de su consejo, César Mata, respondía en otro hecho relevante que la aprobación por unanimidad de la renegociación de la deuda había sido en el anterior consejo, el celebrado el pasado 27 de febrero, y no en el de ayer, en el que se había acordado "continuar con el proceso anunciado en los hechos relevantes de 28 de febrero y 1 de marzo". Para bochorno de los inversores, Pescanova admitía así que no se aprobó nada por unanimidad en el último consejo, el de ayer, en lína con el encendido desmentido trasladado a media mañana por Luxempart y Carceller.

Se da la circunstancia de que durante el tenso consejo celebrado en la sede de Pescanova en Chapela, tanto Carceller como François Tesch, representante de Luxempart, pusieron sobre la mesa la revocación de Fernández de Sousa como presidente de la compañía. Los apoyos del empresario echaron por tierra esta petición, que ya habían deslizado en el último consejo, anterior a la entrada en preconcurso de acreedores.

Nuevo consejo

Los accionistas indican en el comunicado al regulador bursátil que durante la reunión, el consejo fue “informado sobre los trabajos de revisión que está realizando la auditoría BDO” sobre la deuda de Pescanova, que algunos medios elevan ya a 3.000 millones de euros.

Los accionistas indican que “está previsto que el consejo de administración se reúna la próxima semana, tan pronto como sea posible, una vez acaben los trabajos de revisión”.

Reunión de la banca acreedora

Este plante a Manuel Fernández de Sousa, evidenciado ante la CNMV, se produce en un día especialmente tenso. La banca acreedora de Pescanova acordó crear un comité de dirección (steering committe) o núcleo duro con las entidades que tienen mayor exposición a la firma gallega.

En principio, dicho comité estará integrado por ocho entidades: Sabadell, Popular, CaixaBank, Deutsche Bank, Royal Bank of Scotland (RBS), BNP, Rabobank y EBN, los principales acreedores que liderarán el proceso de reestructuración de la deuda.

Dicho comité, quedará perfilado durante esta jornada en la reunión en Madrid a la que asisten 45 entidades acreedoras de Pescanova.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad