Carceller se desmarca de los recursos de Fernández de Sousa ante el juez

stop

Damm critica que el presidente de Pescanova cargue contra la CNMV en nombre de la compañía

Fernández de Sousa, a la izquierda, y Demetrio Carceller, a la derecha

30 de abril de 2013 (23:30 CET)

Manuel Fernández de Sousa continúa con su lucha particular. El objetivo de su cruzada es volver a tener capacidad de gestión al frente de Pescanova. Por eso ha recurrido el auto dictado por el juez Roberto de la Cruz que lo apartó, junto a todo el consejo de administración, de la empresa una vez que declaró el concurso de acreedores. Sin embargo, se ha vuelto a quedar sólo en su guerra. Muchos de los consejeros de la pesquera no comparten su posicionamiento y, sostienen que los recursos presentados ante el Juzgado de lo Mercantil Número 1 de Pontevedra no se deben hacer extensiles a todos los miembros del máximo órgano de dirección del grupo, sólo a él.

El lunes, Fernández de Sousa presentó un recurso contra el auto de admisión del concurso de acreedores. En él acusaba directamente al juez de querer llevar al caos a la empresa y pedía que el consejo pudiera volver a gestionarla. La notificación, también enviada a los medios, estaba remitida por Pescanova y llevaba el logo de la empresa.

Ampliación del recurso

El martes, al medio día, hubo una ampliación de ese recurso. De nuevo, Pescanova notificaba al juez que era necesario la intervención inmediata de la compañía, debido al vacío de poder generado por el administrador concursal. La CNMV, que delegó sus funciones en la auditora Deloitte.

El escrito asegura que Deloitte había comunicado a la compañía que no llevaría a cabo ninguna actuación en la misma hasta el próximo jueves, 2 de mayo. “Este hecho hará que durante una semana la compañía se encuentre prácticamente sin gestores ni dirección efectiva, ausente de toma de decisiones que resultan absolutamente esenciales para el mantenimiento de la actividad”, indicaba la ampliación del recurso remitido a los medios.

Presidente en funciones

Fuentes de Damm, la cervecera de Demetrio Carceller, segundo accionista mayoritario en Pescanova, aseguraron que ambas comunicaciones les cogieron “por sorpresa”. “Fernández de Sousa no puede enviar una comunicación de este tipo con el logo de Pescanova. Primero porque su período como presidente formalmente ha vencido, y segundo porque no se ha comunicado nada al resto de los miembros del consejo”, indican molestos.

El segundo recurso informa de la delicada situación de la compañía. Como ejemplo, explica que el gerente de la filial Pescachile ha solicitado una petición urgente con respecto a una solicitud de quiebra que ha propuesto una entidad financiera. “Es extremadamente urgente una intervención inmediata en la indicada filial”, expone.

Pero ni con esas. Los temores sobre el desgobierno de la pesquera tampoco son del agrado de los denominados consejeros díscolos. “¿Si la situación es tan delicada, por que desconvocó un consejo de administración que se tenía que celebrar el pasado día 26? Quizás porque uno de los peajes que se pedía era la revocación de su cargo”, argumentan.

Antonio Basagoiti

Sea como fuere, de momento, no ha habido contestación por parte del juzgado al recurso presentado en nombre de Pescanova, como tampoco ha habido una réplica oficial por parte de la CNMV o de Deloitte, que prefieren guardar silencio.

Fernández de Sousa quiere que el consejo de administración vuelva a gestionar Pescanova, una multinacional que cuenta, como poco, con 3.000 millones de deuda bancaria, reconocida por primera vez en el recurso presentado el lunes. Sin embargo, de ser factible esa posibilidad, el consejo ya no sería el mismo. Este martes, Antonio Basagoiti, ex presidente no ejecutivo de Banesto anunció su “dimisión irrevocable” como consejero de Pescanova.

Favorito de la banca


En su comunicación a la CNMV no se han dado explicaciones de los motivos que han llevado a Basagoiti a rechazar su puesto. Lo que parece cierto es que su marcha no ha dejado indiferente a nadie. Parte de la banca acreedora miraba con buenos ojos a Basagoiti que, incluso, fue señalado como uno de los posibles sustitutos a Fernández de Sousa.

Su marcha también afecta al sector de los díscolos. “Es una pena. Era consejero independiente, junto con Robert Albert Wiliams y Yago Méndez y ya en el último consejo votó en contra del concurso de acreedores”, recuerdan.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad