Carceller se compromete a inyectar los 250 millones que Pescanova necesita de inmediato

stop

El presidente de Damm presenta una oferta para rescatar a la pesquera, junto con Luxempart y los fondos KKR y Ergon, a cambio de más poder en la compañía

Planta de Pescanova en Chapela, Pontevedra / EFE

09 de diciembre de 2013 (21:48 CET)

Pescanova necesita entre 250 y 300 millones de euros sólo para sobrevivir, y parece que Demetrio Carceller, presidente de la cervecera Damm y primer accionista de la compañía, está dispuesto a dárselos. Aunque no lo hará él sólo. A cambio, su cuota de poder en la multinacional crecerá todavía más.

El empresario catalán lidera un consorcio formado para “rescatar” Pescanova. Junto con los fondos Luxempart, KKR y Ergon Capital Partners ha presentado una oferta para tratar de salvar de la liquidación a la firma.

Día de ofertas

Este lunes era el día clave. Tanto accionistas actuales como fondos de inversión interesados en Pescanova debían comunicar a Lazard el dinero que estarían dispuestos a invertir en el grupo y en qué condiciones lo harían.

De forma oficial, Damm ha rechazado hablar de cuánto dinero se ha ofertado, aunque distintas fuentes aseguran que la cifra que Carceller ha puesto sobre la mesa asumiría las necesidades de capital que precisa Pescanova para no ser liquidada. Entre 250 y 300 millones según el convenio de acreedores.

En el plan de viabilidad de Pescanova, PWC ya indicó que serían necesarios, por lo menos, 185 millones de euros. No tenía en cuenta, no obstante, el crédito urgente de 56 millones inyectado el verano pasado por el núcleo duro de la banca acreedora.

Quita del 80%

Si bien Carceller no ha querido hacer público el importe de su oferta, fuentes de su grupo sí que han trasladado a los medios que la misma propone una quita a partir del 80% del pasivo de la firma gallega, que asciende a 3.600 millones de euros. Es decir, la intención de Damm es que los acreedores condonen unos 2.900 millones de euros.

Por el momento, la banca está dispuesta a asumir una quita sobre la deuda del 70%, aunque la oferta de Carceller eleva aún más el descuento.

Plan “a largo plazo”

Damm reconoce que la quita que proponen supone “un gran esfuerzo para la banca”, aunque sostiene que esta “se verá recompensada de otras maneras”, ya que la oferta que presenta es “a largo plazo” y será un proyecto que hará que Pescanova “vuelva a ser referente del sector y de la economía gallega”.

No obstante, la oferta del consorcio liderado por Carceller no ha sido la única. Los administradores concursales de Pescanova habían invitado a más fondos a presentar sus ofertas ante Lazard, el banco de inversión encargado para pilotar la recapitalización de la compañía gallega.

Consejo de administración

El consejo de administración de la pesquera se reúne este miércoles y deberá decidir cuál la mejor oferta para la viabilidad de la concursada.

Damm y Luxempart, con presencia en el consejo, ya han anunciado que no estarán presentes en la reunión del órgano rector de la compañía si el único punto del orden del día es decidir la mejor oferta para Pescanova. La decisión quedaría entonces en manos de cuatro consejeros independientes y de Deloitte, el administrador concursal.

Cuota de poder

En la actualidad, Damm controla el 6,2% del capital de la pesquera. A este porcentaje, hay que sumarle el 1,6% en propiedad de Disa, petrolera que también está en manos de la familia Carceller. Por su parte, Luxempart posee el 5,8% del capital de Pescanova.

Si el consejo da luz verde a la oferta del consorcio, el poder de Carceller en la compañía se incrementaría todavía más. La intención tanto de la banca, como de Deloitte, es tener cerrado el convenio de acreedores antes de que acabe el año.

El mismo se sustenta sobre tres patas: la asunción de quita, la capitalización de duda y la entrada de nuevos inversores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad