Carceller apuntala el control de Pescanova a través de una empresa en guerra con el fisco

stop

Disa, la corporación con la que Damm también compró acciones de la multinacional gallega, tiene abiertos varios frentes judiciales con la Inspección de Hacienda

Demetrio Carceller Arce | EFE

23 de octubre de 2013 (20:47 CET)

El pico que le ha servido a la familia Carceller, hasta ahora accionistas de Pescanova a través de la cervecera Damm, para apuntalar el control de la multinacional gallega procede de una empresa que cuenta sus encontronazos con el fisco por auténticas batallas judiciales. Se trata de Disa, la corporación petrolera de la familia catalana. Según reveló José Carceller, consejero de Pescanova, ante el juez Ruz, a la participación de un 6,2% que posee la cervecera en Pescanova habría que sumarle un 1,6% a través de Corporación Disa, la petrolera canaria también de su propiedad.

Y, al margen de los procesos que tiene abiertos Demetrio Carceller en la misma Audiencia Nacional, imputado como está por presunta evasión fiscal en un caso que se remonta a los negocios internacionales de su padre, la familia mantiene en Disa otra batalla judicial, en este caso derivada de las actas de inspección levantadas por la Agencia Tributaria. Y también los tribunales, tanto el Económico Administrativo como los de lo Contencioso de la propia Audiencia Nacional, se encargan de dirimir esas presuntas irregularidades fiscales.

Los frentes abiertos

En algunos casos, los problemas vienen de atrás y se multiplican. De acuerdo con datos de la propia compañía, en 2006 la empresa de los Carceller firmó actas de disconformidad con la Agencia Tributaria con relación a la inspección parcial del Impuesto de Sociedades de los ejercicios 2001 y 2002, contabilizando unas cuotas más intereses de 18 millones y 2,9 millones de euros, respectivamente. Disa recurrió dichas actas. Según advierte la compañía, la Agencia Tributaria tiene en curso actualmente diversas actuaciones en otras sociedades en las que participa el propio grupo petrolífero.

En 2008, Disa recibió notificación del Tribunal Económico Administrativo Central, por la cual se anulaba la liquidación practicada con respecto a la inspección parcial del Impuesto de Sociedades del ejercicio 2001, por haber prescrito el derecho de la Administración a practicar la misma. Sigue en curso el procedimiento judicial derivado de la inspección de 2002, que fue recurrida mediante un procedimiento contencioso administrativo en la Audiencia Nacional en junio de 2010.

En noviembre de 2009, Disa recibió notificación de acuerdos de liquidación correspondientes a las actuaciones de comprobación de carácter general por el Impuesto de Sociedades. La compañía volvió a recurrir, esta vez ante el Tribunal Económico Administrativo Central, estando en la actualidad pendiente de fallo. Disa tiene abierto a inspección el ejercicio de 2002, así como los ejercicios 2008 a 2012, en lo que se refiere al Impuesto de Sociedades, así como los cuatro últimos ejercicios, que son los habituales en este tipo de actuaciones, para todos los demás impuestos que son de aplicación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad