Caramelo reducirá su red a seis tiendas y 42 'corners'

stop

La textil de Manuel Jove anuncia un ERE que afectará a 201 trabajadores, la mitad en Galicia

Tienda de Caramelo / E.P.

24 de mayo de 2013 (23:29 CET)

Con una deuda global que llega a los 100 millones de euros, la firma de moda Caramelo, actualmente en concurso de acreedores, ha presentado un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectará a 201 trabajadores de la plantilla. Además reducirá considerablemente su presencia en el mercado, pasando a tener seis tiendas propias en España.

En cuatro años, la textil participada mayoritariamente por la Corporación Inveravante de Manuel Jove habrá reducido su plantilla en más de 430 personas. En 2009 ya aplicó un ERE que supuso la salida de 234 empleados.

Plan de viabilidad

Caramelo no sólo va a reducir una vez más su personal con el objetivo de evitar la liquidación. También tiene intención de aplicar un plan de viabilidad especialmente drástico.

Se red en España quedará conformada sólo por seis tiendas de las 15 actuales y 42 corners en El Cortes Inglés. Según informa la compañía, se deshará de las franquicias, tiendas multimarca y outlets.

82 despidos en la planta de A Coruña


La previsión es que en agosto la reducción de personal y tiendas ya esté en marcha y antes de enero de 2014 la compañía pueda cerrar un convenio con sus acreedores.

Los trabajadores de la planta de A Coruña (con 82 despidos programados) explican que tratarán de rebajar el número de salidas. También esperan conseguir, mediante la negociación del expediente de regulación, que la indemnización sea mayor a la estipulada en la reforma laboral, de 20 días por año.

¿Deslocalizar la producción?

La presidenta del comité de empresa, Pilar Serbia (CCOO), aseguró que estaban advertidos de que el ERE “sería muy fuerte”.

“Si se lleva adelante quedará muy poca gente en la fábrica por lo que desconocemos si la pretensión es deslocalizar parte de la producción”, indican los trabajadores.

35 millones en ayudas públicas

Con una pérdida operativa que sólo en el último ejercicio asciende a 15 millones de euros, Caramelo no levanta cabeza desde hace años. Afectada especialmente por la crisis de consumo y por una internalización que apostó por países como Portugal e Italia, la textil no ha conseguido aumentar sus ventas a pesar de las inyecciones de capital aportadas por la propia Inveravante y por la administración pública.

La Xunta, en sus diversos gobiernos, llegó a aportar más de 35 millones de euros en Caramelo.

PP y bipartito

Las actas del consejo de administración de la compañía coruñesa revelan que desde la entrada de Manuel Jove en su capital, en 2007, la Xunta habilitó toda una batería de préstamos, avales y líneas de financiación. Las inyecciones de dinero pública sumadas en varias fases durante la etapa del bipartito en el Gobierno gallego llegan hasta los 30,5 millones de euros. De ellos, 27 fueron en concepto de créditos y avales.

Posteriomente, en 2010 y con el PP en el poder, la sociedad pública Xesgalicia (con un 7,5% del capital actual) dio luz verde a un préstamo participativo de cinco millones de euros después de la aplicación del primer ERE.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad