Miguel Otero durante su etapa como consejero del Lugo / CD Lugo

Lendoiro apadrina a un candidato para desbancar a Tino Fernández del Deportivo

stop

Miguel Otero, exconsejero del Lugo, se postula a la presidencia del Deportivo impulsado por los críticos con Tino Fernández, entre ellos, Lendoiro o Rodríguez

en A Coruña, 11 de mayo de 2018 (05:00 CET)

Miguel Otero Santín, expresidente de la federación de peñas del Deportivo, acaba de postularse para un asalto acelerado a la presidencia del club herculino. El exconsejero del Lugo está avalado por algo más del 6% del capital, 11.000 acciones que le servirán para forzar una junta extraordinaria y avanzar hacia las elecciones.

Entre esas acciones estaban las de Augusto César Lendoiro y las del abogado Germán Rodríguez Conchado, según reveló el propio Otero. Una muestra de que la candidatura avanza impulsada por los críticos de Tino Fernández y compartiendo la idea que expresó públicamente Lendoiro en febrero, cuando el Dépor estaba sumido en una profunda crisis deportiva y pidió adelantar las elecciones a este verano. El mandato del actual presidente finaliza en enero de 2019.

De avalar a Tino a intentar desbancarlo

Dicho y hecho. Otero pide elecciones en junio. Le favorecen los vientos de cola, como la división de la masa social del club respecto a la figura de Tino Fernández y la deficiente gestión deportiva que acabó con el descenso a Segunda División, pese a contar con el mayor presupuesto de la última década. Y le favorece el simple hecho de ser una alternativa al actual presidente, que acusó a Lendoiro de falsear las cuentas del Deportivo en los cursos previos al concurso de acreedores.

Otero vivió de cerca esas tensiones, aunque no siempre desde el mismo bando. En su etapa al frente de la federación de peñas deportivistas impulsó la candidatura de Tino Fernández. La maniobra le valió, según dijo, un intento de agresión por parte del entonces responsable del Playa Club, José Luis Díaz Baltar, afín a Lendoiro, quien lo interceptó por la calle al grito de “traidor”, siempre según la versión de Otero.

Jimmy lo cambió todo

La relación con el presidente de Altia daría un brusco giro tras el asesinato del hincha deportivista Jimmy en la pelea con los ultras del Atlético de Madrid. Las peñas acusaron a Tino Fernández de “mentir” y de “venderlo” en la investigación por la gestión de las entradas. Otero llegó a decir que utilizaba el Deportivo como un “trampolín” para sus negocios.

Ahí se acabó el romance. Otero, propietario de la consultora Amima Sports, dimitiría en 2015 dejando como legado un importante aumento del número de peñas federadas, y buscaría nuevos aires en el ascendente Club Deportivo Lugo.  Pasó en el Ángel Carro dos años como consejero y responsable de marketing y peñas. Dimitió en diciembre del año pasado alegando motivos personales. La hoja de servicios no fue tan lucida como en su anterior cargo. De hecho, se le atribuye la responsabilidad de un convenio con el Cerceda que acabo en pufo, según las fuentes consultadas. 

La baza de Tino Fernández: la economía

En su asalto al trono de Tino Fernández se ve representante del enfado del deportivista de a pie y del accionista minoritario con la gestión del club. La gran baza del actual consejo es la económica, pues ha conseguido reflotar al Deportivo desde la suspensión de pagos, aligerando sensiblemente la deuda. El pacto con Abanca es el gran aval para que el Dépor tenga capacidad de gasto y cierta tranquilidad incluso en Segunda División. 

Miguel Otero, por su parte, cuenta en esta materia con el asesoramiento de Julio Ransés Pérez Boga, economista, abogado, Inspector de Hacienda y concejal socialista en Madrid.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad