Imagen de la protesta de los trabajadores de Alcoa, que cortaron la carretera N-643 a su paso por Xove

Canadá, EEUU, Cerdeña... ¿Cuánto cuesta reiniciar las cubas de Alcoa?

Durante la vista de medidas cautelares, Alcoa aseguró que podía reactivar Lugo, como hizo en Canadá, donde encadenó 18 meses de conflicto laboral

Rayo de esperanza para los trabajadores de Alcoa San Cibrao. Este viernes, el árbitro designado para mediar entre la multinacional y la plantilla en relación a los servicios mínimos y las condiciones para la huelga indefinida que comenzó el pasado 4 de octubre en el complejo industrial ha indicado que, en este momento, "no se puede proceder" a la "hibernación" ordenada de las cubas, como pretenden los estadounidenses. El laudo llega un día después de que el jueves se reuniese una representación sindical con la empresa en Inspección de Trabajo durante tres horas y media con árbitro mediante. Allí, la compañía aseguró que el coste de rearranque después de una parada sería de 35 millones de dólares y si la parada fuese inmediata de 40 millones. Hay que tener en cuenta, además, que en su comunicación al mercado para dar cuenta de los resultados del tercer trimestre del año, la corporación Alcoa ya informó de que prevé que los costes laborales aparejados al cierre de San Cibrao se eleven hasta los 35 millones de dólares (unos 30 millones de euros) que cuenta con desembolsar en el cuarto trimestre del año.

Esta semana, en el marco de la vista de medidas cautelares que han solicitado los sindicatos ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) para parar tanto el ERE en marcha que afecta a 524 trabajadores directos como la hibernación de las cubas, la defensa de la compañía insistió en varias ocasiones en que Alcoa no estaban poniendo en marcha "un cierre o desmantelamiento" de la planta de aluminio primario de San Cibrao ya que planeaba mantener a cerca de un centenar de empleados y porque, además, podría volver a arrancar las cubas de electrolisis en un futuro. Así, puso el ejemplo de otras factorías del grupo en las que se procedió a un reinicio en los últimos años. Pero, ¿cómo se llevaron a cabo estos rearranques y cuánto tardaron?

El caso canadiense

La defensa de Alcoa insistió en varias ocasiones en que la multinacional, como de hecho especificó en su última presentación trimestral de resultados, acaba de 'rearrancar' la factoría que tiene en Québec, Canadá. Sin embargo, y atendiendo a las informaciones publicadas por medios locales en los últimos años, la situación de esta fábrica difiere bastante de la de San Cibrao.

Alcoa cuenta en Canadá con la fundición Aluminerie de Bécancour, en cuyo capital también figura el gigante Rio Tinto. Se trata de una fábrica de enormes dimensiones, ya que su capacidad de producción es de 413.000 toneladas métricas por año. En este caso, Alcoa redujo la capacidad de producción de la planta de forma progresiva desde enero de 2018, pero nunca llegó a apagar la totalidad de las cubas por completo, como pretende hacer en A Mariña. Según medios americanos, la producción se redujo, aproximadamente, a una sexta parte. Existe otra gran diferencia entre este caso particular y el de San Cibrao. Aquí, para acometer la reducción, Alcoa adujo que se debía a un problema laboral derivado de la renovación del convenio colectivo de los trabajadores, mientras que en Lugo, directamente, indica que la planta, aún a pesar de tener compradores, no es productiva.

Fue en julio de 2019, cuando los de Pittsburgh anunciaron su intención de abordar un "reinicio planificado" tras llegar a un acuerdo con el sindicato United Steelworkers de Québec. Entonces, la compañía indicó que el coste del reinicio, que se llevaría a cabo de forma escalonada, se elevaría a entre 40 y 50 millones de dólares. La reactivación, en cualquier caso, duró casi un año ya que, en su ultima comunicación a los mercados, Alcoa exponía que el reinicio se completó en el tercer trimestre de este 2020. "Comenzó el 26 de julio de 2019 después de completar un nuevo contrato laboral para la instalación", apuntaba.

La reactivación al amparo de Trump

También en Estados Unidos Alcoa redujó y luego reactivó producción. En el año 2017, impulsada por la puesta en marcha de las políticas proteccionistas de Trump, la multinacional anunció su intención de reactivar la fundición de aluminio de Warrick, en Indiana, después de casi un año de cierre. Fue en julio de ese año, cuando la compañía anunció su pretensión de reactivar, de forma parcial, la producción es esa planta. El Estado de Indiana ofreció a la empresa créditos fiscales y otras ayudas para retomar la actividad. Los de Roy Harvey argumentaron meses atrás que cesaban la fabricación de aluminio en la fábrica ya que esta ya no era "competitiva" debido a la caída de los precios del metal. En el momento de su cierre, era la fundicion operativa de aluminio más grande de EEUU, con una producción anual de 161.000 toneladas.

Cuando anunció la reactivación parcial de la factoría, Alcoa también indicó que la misma generaría unos costes de entre 30 y 35 millones de dólares.

Cerdeña, una reactivación que tardó años

En lo que se refiere a reactivaciones de fábricas cerradas por Alcoa destaca el caso de Postovesme, en Italia. Alcoa poseía una planta de producción de aluminio en Cerdeñacuyo cierre se consumó en 2014 sin que ningún inversor lo evitase. Sin embargo, el desmantelamiento fue aplazado hasta 2016 tras el interés de la compañía suiza Syder Alloys. En este caso, fue el Estado italiano el que adquirió la planta, que luego vendió a la firma suiza reteniendo una parte del capital de la misma

El pasado septiembre, la prensa italina daba cuenta de la reactivación de la fábrica en base a los acuerdos alcanzados entre las partes. La inversora suiza Sider Alloys aporta los recursos necesarios para su reactivación (se ha revelado que invertirá una cantidad cercana a los 155 millones de euros) y Enel (la dueña de Endesa) pone la alfombra roja a la planta al ofrecer un precio energético estable durante un periodo de cinco años prorrogable por otros cinco más. Según Il Sole, la multinacional americana ha puesto 20 millones a disposición del nuevo proyecto capitaneado por Sider Alloys. 

En cuanto a la reactivación, esta no será rápida. Según las previsiones del nuevo dueño, será dentro de 12 meses cuando prevén colocar en el mercado sus primeros productos de aluminio procedentes de la fundición para, seis meses después de alcanzar este hito, hacer lo propio con la producción de sus series de electrolisis.

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad