Campofrío edifica una nueva planta en Burgos un año después de la tragedia

stop

La planta será la mayor cárnica de Europa con una superficie de 97.000 metros cuadrados y una capacidad productiva de 100.000 toneladas anuales

Incendio en la fábrica de Campofrío.

en Barcelona, 15 de noviembre de 2015 (13:09 CET)

Este lunes se cumple un año del incendio que asoló la planta principal de Campofrío en Burgos y los trabajadores ven como, día a día, surge de las cenizas la nueva planta, que hará que todo quede en "una pesadilla con final feliz", según el presidente del Comité de Empresa, Hilario Sancha.

El día 16 de cada mes, desde el momento del incendio, decenas de trabajadores de Campofrío se concentran a las puertas del solar donde estaba la antigua planta y en el que ahora se está levantando la nueva.

Incendio devastador

"A veces somos más, otros días menos, pero las reuniones nos han servido para apoyarnos, sobre todo en los primeros momentos, cuando la nueva planta era una promesa y no estábamos seguros del todo de verla convertida en realidad", explica a Efe Sancha.

Las cosas han cambiado mucho en los últimos meses, desde que comenzó el desescombro y se dio a conocer el proyecto de la nueva factoría.

Sancha insiste en que muchos llevaban décadas trabajando en Campofrío y nunca habían tenido otro empleo, por lo que su futuro parecía truncado cuando el 16 de noviembre de 2014, un domingo por la mañana, vieron que el incendio tenía tales proporciones que la fábrica no podría volver a abrir sus puertas.

159 trabajadores fueron recolocados

Asegura que ahora están deseando volver a trabajar, aunque 159 de ellos lo han seguido haciendo en otras plantas de la multinacional.

Los empleados de Campofrío esperan con "ilusión" el primer trimestre de 2016, cuando comenzarán a realizar cursillos de formación para adaptar su cualificación a las necesidades de la nueva planta, que tendrá un gran nivel de componentes tecnológicos.

La multinacional mantiene su intención de abrir la nueva factoría cuando se cumplan dos años del incendio, el 16 de noviembre de 2016.

Planta puntera

Será una planta puntera en el sector a nivel mundial, con una inversión de 225 millones de euros y una superficie de 97.000 metros cuadrados, según los datos facilitados por la compañía.

El complejo, que será el más grande de Europa del sector cárnico, tendrá una capacidad productiva de 100.000 toneladas anuales, casi el doble que la fábrica anterior, y permitirá recolocar a los cerca de mil trabajadores que tenía la planta incendiada.

Pagos de las aseguradoras

Su producción estará homologada para cumplir los criterios de calidad y sanidad que se exigen en todo el mundo, lo que permitirá seguir exportando derivados cárnicos a Portugal, Francia, Italia y Bélgica, pero también a mercados cuyo acceso es más complejo, como Estados Unidos y Japón.

La multinacional ha empezado ya a cobrar de las aseguradoras de la planta incendiada 244 millones de euros por los daños y la pérdida de existencias en el siniestro y otros 69 por el lucro cesante por la interrupción de la actividad.

Facilidades para los trabajadores afectados

Las administraciones central, autonómica y local también se han volcado en el apoyo para mejorar la situación de los trabajadores afectados por el Expediente de Regulación Temporal de Empleo, facilitar créditos blandos para la construcción y equipamiento de la nueva factoría, y asegurar su viabilidad con la exención de los principales impuestos municipales durante la construcción y en los primeros diez años de funcionamiento.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad