Calvo negocia una alianza con otras alimentarias para exportar juntos

stop

El objetivo de la conservera gallega es entrar en nuevos mercados emergentes en Asia o África

Presentación de resultados del grupo Calvo en Carballo / EFE

07 de marzo de 2013 (22:38 CET)

La conservera gallega Grupo Calvo intenta ampliar su presencia en nuevos mercados. Está presente en 75 países y sus productos son consumidos por más de 500 millones de personas en el mundo. En un momento de dificultades, con la marca hipotecada y problemas tributarios varios, la compañía quiere dar un salto cualitativo. Quiere ir más lejos. Diferenciarse y ser más competitiva.

El grupo conservero impulsa una alianza con otras industrias alimentarias para exportar de manera conjunta. El director general de Calvo en Europa, Enrique Orge, explica a Economía Digital que se trata de “ofrecer un portfolio de productos que abarque buena parte de una dieta y venderla de manera conjunta en algunos mercados”.

Mercados emergentes

La iniciativa sería única en el mercado español. De momento, se negocia con otros grupos alimentarios para ver de qué forma se estructura la alianza, si a través de una plataforma común, una joint venture u otras modalidades de colaboración.

Además, también están viendo qué gamas de productos pondría cada firma para formar una oferta conjunta. La alianza sería para nuevos mercados emergentes. “En Calvo siempre buscamos países con cierta seguridad jurídica y política, además de estabilidad económica y monetaria”, asegura Orge. Entre los mercados más proclives están Asia y África. “En ambos continentes hay países muy atractivos que en el futuro serán economías a tener en cuenta”.

La iniciativa de Calvo se produce en un momento delicada para la conservera. Sus problemas con Aduanas por sus importaciones desde El Salvador le han abierto diferentes frentes legales, como desveló este medio, y le han obligado a hipotecar la marca por 25,1 millones de euros hasta que se sustancie judicialmente el caso.

Internacionalización


Calvo es una compañía con más de 70 años de historia. El proceso de internacionalización no es fruto de ahora. En los años 80 se lanzó a la aventura. Concretamente en Venezuela. Abrió una nueva fábrica en Guanta. En los 90 continuó su apuesta por la internacionalización con la compra en Italia de la marca Nostromo, actualmente la segunda de ese mercado.

Con el nuevo siglo, la mayor conservera española se decidió por el mercado americano. En 2003 inaugura la planta atunera de Calvo en El Salvador para el procesamiento de más de 65.000 toneladas de pescado anuales y abastecer a los mercados de América Central, México y Estados Unidos. Un año después, en 2004, la compañía compra en Brasil Gomes da Costa, empresa líder en el segmento de pescado enlatados para reforzar su posición en América Latina.

Brasil, Italia y España

Los principales mercados actuales del grupo de la familia Calvo son Brasil, donde crecen por encima del 10%, Italia y España. La exposición de la compañía al mercado español es el 18% del conjunto del negocio. Argentina y Centro América, con Costa Rica y El Salvador, también son punteros. Además, tienen negocios en Europa del Este y Oriente Medio.

A pesar de la presencia en 70 países, Calvo busca ahora ser más competitiva en el mundo globalizado con la entrada en nuevos mercados. La diversificación y la internacionalización, además de la innovación, son la base del crecimiento de Calvo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad