Bruselas lee la cartilla a la Xunta: casi 56 millones en ayudas sin justificar

stop

Los sindicatos critican la mala gestión de los fondos europeos para el desarrollo rural por parte del Ejecutivo autonómico al tiempo que exigen responsabilidades políticas

Un campesino cultiva productos en su huerto

en A Coruña, 19 de enero de 2016 (01:29 CET)

A pesar de las prisas de última hora, Galicia no ha conseguido exprimir los fondos europeos de los Programas de Desarrollo Rural 2007-2013. Ha vuelto a dejar sin ejecutar buena parte de la cuantía asignada, a pesar de disponer de dos años de prórroga para hacerlo. De los 888 millones de euros que le correspondían, la comunidad se ha permitido el 'lujo' de perder 55,91 millones de euros, según los datos provisionales a cierre de 2015.


Fueron muchos los que advirtieron a la Xunta del bajo ritmo de ejecución. Hace poco más de tres meses quedaba por gastar el 17,4% de los fondos. A 31 de diciembre ese porcentaje se redujo hasta el 6,29%, sólo superado por Andalucía, Baleares, Comunidad Valenciana, Extremadura y Madrid que, al igual que Galicia, también dejaron ayudas sin cubrir en ocasiones anteriores.

Improvisación

A la espera de que se concreten las cifras definitivas – la declaración final se entrega antes de que concluya el mes – los sindicatos no dudan en reprochar al Ejecutivo autonómico su gestión. La secretaria general del Sindicato Labrego Galego, Isabel Vilalba, ve "tremendo" que en la situación actual se puedan perder fondos, algo que atribuye a una "dosis de improvisación muy grande". "Dejar todo para el tiempo de descuento siempre entraña riesgos", apunta.

No obstante, la líder sindical no acaba de entender como, tras años de experiencia en el manejo de las ayudas, puedan quedarse sin ellas proyectos "muy interesantes" que tratan de fijar población en un medio rural cada vez más desangelado. "Alguien debería asumir responsabilidades", señala.

Incompetencia en la gestión

En la misma línea se posiciona su homólogo de Unións Agrarias. Roberto García lamenta que más de 600 proyectos hayan quedado sin atender y, al mismo tiempo, parte del presupuesto sin ejecutar "por ahorrarnos una parte mínima de la cofinanciación". Considera que esta actitud es "una doble muestra de la incompetencia en la gestión", ya que la ejecución de estos proyectos generarían actividad económica y contribuirían a la incorporación de jóvenes al medio rural.

Para García es "muy reprobable" dejar de atender las necesidades de la economía en el campo gallego, asediado cada vez más por los incendios forestales y el envejecimiento de la población. Al igual que la representante del Sindicato Labrego Galego, el secretario general de Unións Agrarias considera que deberían depurarse responsabilidades en el ámbito político.

En el nuevo Programa de Desarrollo Rural 2014-2020, Galicia dispone de 889,8 millones de euros con cargo a fondos FEADER, a los que hay que sumar los 177,6 que aporta el Ministerio de Agricultura y los 118,9 de la Xunta. En total, 1.186,4 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad