Planta de Ferroatlántica, una de las que se benefician de las ayudas de interrumpibilidad

Bruselas investiga a España por las ayudas a Alcoa y Ferroatlántica

stop

Competencia se suma a Bruselas y cuestiona las subastas de interrumpibilidad, que considera 'complejas' y con un 'elevado' coste

A Coruña, 16 de noviembre de 2017 (11:17 CET)

En las últimas semanas, empresas como Alcoa, Megasa o Ferroatlántica están viendo peligrar una de sus principlaes fuentes de ingresos, como son las ayudas por interrumpibilidad. Al margen de los cambios en la normativa que regula este sistema, la Comisión Europea está investigando a varios países, entre ellos España, por los sistemas de pagos por capacidad a determinadas compañías energéticas nacionales.

Según la Comisión, dichos mecanismos no pueden suplir la reforma que requieren los mercados eléctricos y podrían incurrir en ayudas de estado no autorizadas. En el caso de la interrumpibilidad se trata de un sistema de subastas que permite que las empresas que más electricidad consumen reciban una retribución a cambio de su disponibilidad para desconectarse de la red en casos de emergencia para el suministro eléctrico.

Bruselas analiza si los pagos por interrumpibilidad puenden considerarse ayudas de estado no autorizadas

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que tiene constancia de dicha investigación, también ha advertido este jueves sobre el “elevado” coste que del sistema de interrumpibilidad eléctrica, “apenas utilizado”, y propone que se justifique su necesidad.

El organismo presidido por José María Marín Quemada considera que las subastas de interrumpibilidad son “complejas”, que sus costes triplican las del gas y electricidad y que algunos productos (90MW) favorecen a grandes industrias, entre ellas las plantas gallegas de Alcoa y Ferroatlántica o la siderúrgica Megasa.

Falta de previsión

El informe publicado por la CNMC analiza la propuesta de Orden del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital que introduce varias modificaciones en el servicio de gestión de la demanda de interrumpibilidad y los mecanismos de capacidad. En él señala que la revisión del mecanismo de interrumpibilidad y de capacidad propuesto por el departamento presidido por Alvaro Nadal debería haberse abordado con la suficiente antelación.

De esta forma, según la CNMC, la próxima subasta de interrumpibilidad habría cubierto todo el año frente a los cinco meses que, de hecho, ya ha aprobado el Ministerio de Energía mediante una disposición adicional. Esta limitación temporal se ha justificado para adaptar el servicio a las exigencias requeridas por la Unión Europea y porque entrará en vigor el nuevo marco regulatorio europeo en 2018 que introducirá nuevos cambios.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad