Brotes verdes en el textil gallego más allá de Inditex

stop

El sector augura una mejora en la temporada otoño-invierno mientras sigue creciendo en los mercados exteriores

La diseñadora Pili Carrera | EFE

13 de octubre de 2013 (19:56 CET)

Pili Carrera, Textil Lonia, Viriato, Florentino, Bimba&Lola… a pesar de la crisis, la mayoría de las grandes empresas del textil gallego, con la excepción de Caramelo, están logrando capear el temporal. Incluso Adolfo Domínguez parece reducir poco a poco sus millonarios números rojos y crecer tímidamente en bolsa. Tras una mala campaña primavera verano, donde incluso un gigante como Inditex ha reducido sus beneficios, las perspectivas para este invierno son buenas. “Siempre que la climatología acompañe y la llegada del otoño no se retrase. Al principio de la crisis la gente aún tenía los armarios llenos, por lo que se aguantó sin comprar, pero ya es hora”, cuentan.

La moda gallega ha sabido aguantar lo más crudo de la crisis y los cierres en la comunidad han sido menores que en otras zonas de España. Según explica el secretario general del clúster del textil gallego Cointega, Alberto Rocha, varios son los factores que han incidido. Uno de los primordiales el hecho de que las compañías gallegas “se encuentran razonablemente saneadas”. “Hay un número importante de empresas del sector sin apenas deuda, con un balance muy saneado y unas estructuras muy flexibles, que les hacen más sencillo buscar planteamientos que les ayuden a reducir costes”, dice.

Internacionalización segura


Por otro, la moda gallega lleva ya décadas implantada en mercados internacionales, lo que ha posibilitado que las ventas desde estos mercados compensen la caída del español. “La externalización debe ser una consecuencia del éxito. A las empresas que han marchado ahora a otros mercados, porque han caído en el español, non han conseguido los resultados deseados”, cuenta.

Los ejemplos son varios. Florentino prevé concluir 2013 con un volumen de exportación del 28% y proyecta la apertura de 30 tiendas en China, a las que se sumarán tres en Tailandia y una en Camboya. Pili Carrera acaba de desembarcar en Perú con la apertura de su primer establecimiento, aunque también continúa con su expansión por Asia, donde ya cuenta con tres tiendas en el país nipón.

Viriato, por su parte, con sede en Ordes y dedicada a la fabricación de prendas de punto, alcanzó unas ventas de 11,6 millones de euros en 2012 con un aumento del 11% en relación al año anterior. La subida se debió, principalmente, a la expansión internacional, que le supuso el 29% de la facturación.

Franquicias y no tiendas propias

Según explican desde Cointega la forma de expansión de la moda gallega también es segura. Las aperturas de tiendas propias se descartan y se opta por franquicias y tiendas multimarca, mayoritariamente. Importantes representantes en el sector son por ejemplo la firma de moda infantil coruñesa Nanos o la ourensana Textil Lonia, fundada por los hermanos de Adolfo Domínguez. En 2010 sus ventas aumentaron hasta los 191,4 millones de euros. Carolina Herrera aporta el 60% de las ventas y Purificación García en 40% restante.

“También existe otra forma de expansión habitual que pasa por negociar con grupos profesionales en los países donde uno de quiere implantar, algo que suele dar acceso a buenas ubicaciones”, indican en Cointega.

Internet

Los datos de la patronal textil revelan que, además, la empresa gallega está fuertemente concienciada en el uso de Internet. “Cada vez hay más predisposición por parte de las firmas de moda, aunque las ventas todavía siguen siendo muy reducidas en este segmento”, dice Rocha, quien recuerda por ejemplo el caso de la firma de calzado pontevedresa Krack, que ha hecho colecciones en colaboración con destacadas blogueras de moda como Lovely Pepa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad