Brasil pasa factura a Calvo: sus beneficios se desploman

Brasil pasa factura a Calvo: sus beneficios se desploman

Grupo Calvo obtuvo un beneficio bruto de explotación en 2018 de casi 40 millones, un 21% menos

 

Brasil frente a España. Un mercado problemático y otro, un seguro de vida para Calvo, una de las grandes multinacionales de la conserva gallega junto con Jealsa. El Grupo Calvo logró en 2018 un beneficio bruto de explotación (ebitda) de 39,4 millones de euros, lo que supone un descenso de más del 21% en comparación con los 50 millones que había ganado el año anterior. La empresa con sede en Carballo logró, según sus propios datos, una facturación de 583,1 millones de euros el año pasado y volvió a incrementar el volumen de producto elaborado vendido, hasta las 103.467 toneladas.

Según los mismos datos que había difundido la compañía correspondientes a 2017, ese año el grupo había elevado sus ventas mundiales un 7,5%, al alcanzar los 618,3 millones de euros, con lo que encadenaba diez años de crecimiento. Con los datos de ventas del cierre del año pasado ahora difundidos, los ingresos de Calvo también se han desplomado en 2018.

Problemas en Brasil

La compañía señala que ha mantenido su "liderazgo como marca de fabricante de conservas de pescado en Brasil y en España", donde aumentó casi un punto su cuota de mercado en los segmentos de mejillón y de atún en conserva. Calvo explica la evolución de sus resultados, que atribuye a varios factores. Entre ellos, destaca "un contexto caracterizado por un descenso de los precios de la materia prima atún y de la subida del precio del combustible, con su consiguiente impacto en los resultados de su división de flota; y por un estancamiento generalizado del consumo en Brasil y Argentina, unido a la depreciación de la moneda". Calvo opera en Brasil con la marca Gomes da Costa.

Grupo Calvo obtuvo en 2018 un resultado bruto de explotación de casi 40 millones, por debajo de los 50 millones logrados en 2017, pero mejoró su resultado antes de impuestos en un 2,3%", ha explicado la compañía en un comunicado. Para el consejero delegado del grupo, Mané Calvo, los resultados son "satisfactorios", ya que hay que tener en cuenta "la complicada situación del mercado brasileño y la depreciación de la divisa".

Las razones de Mané Calvo

"En 2018, hemos mantenido nuestro liderazgo en el país sudamericano y contrarrestado el descenso de ventas con la positiva evolución de nuestras operaciones en España y en el resto de Europa, donde hemos logrado avances muy importantes tanto en ventas como en rentabilidad, gracias a la apuesta mantenida por la innovación y por la eficiencia operativa y tecnológica de nuestros centros de producción", ha destacado Mané Calvo.

Así, Calvo logró incrementar sus ventas de conservas en España por tercer año consecutivo, y avanzaron un 10% con respecto a 2017, lo que "consolidó aún más su liderazgo en prácticamente todos los segmentos de las categorías de atún y de mejillón en conserva", donde ha reafirmado su "apuesta y compromiso" por el mejillón de las rías gallegas con Denominación de Origen Protegida.

"La apuesta por el desarrollo de nuestros productos y formatos y por la eficiencia en la fabricación ha resultado clave como palanca de crecimiento en un mercado, como el europeo, muy competido", ha subrayado la firma. En España, la compañía gallega es la marca de fabricante "líder" en conservas de pescado.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad