Brasil ahoga todavía más a Abengoa

stop

Las autoridades brasileñas inician los trámites para retirarle a la multinacional española sus últimas concesiones en el país. Los activos en el gigante latinoamericano son claves para el plan de rescate de la compañía

Barcelona, 29 de junio de 2016 (15:44 CET)

Mazazo para el plan de rescate de Abengoa. El Gobierno brasileño ha dicho basta y ha iniciado los trámites para retirar las concesiones que la empresa andaluza tiene en el país latinoamericano. Así lo ha decidido la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel), el regulador del sistema eléctrico en Brasil, según informa El Confidencial.

Las infraestructuras de Abengoa en suelo brasileño son activos clave para una compañía que se encuentra en plena negociación con bancos y bonistas para evitar el concurso de acreedores

Tras meses de negociación en busca de una solución menos traumática, Aneel ha valorado los problemas de financiación que acarrea la compañía española. Según el medio citado, esta situación de vulnerabilidad habría convencido a las autoridades brasileñas de que Abengoa no puede seguir con las obras que tiene en marcha. Pero tampoco operando las plantas con las que funciona en el país.

Contratos de 2012 a 2014

En concreto, los trámites que ahora comienzan retirarán las concesiones otorgadas a la multinacional entre 2012 y 2014. A través de varias de sus filiales, Abengoa cuenta con siete líneas de transmisión en Brasil, más otras nueve que se encuentran en construcción.

Tal y como explicaba Economía Digital en abril, el negocio de las filiales de la energética española se ha convertido en una de las mayores trabas para encontrar una solución definitiva a su crisis

Momento crítico

La decisión del ejecutivo brasileño llega en un momento crítico para Abengoa. En las últimas semanas las posiciones de bonistas y acreedores se han ido distanciando, fruto de las auditorías más recientes efectuadas sobre los proyectos de la firma. Igualmente, la entrada de nuevos fondos de inversión ha abierto la puerta a que sean estos, y no los bancos, los que pongan los 500 o 600 millones extra que exige el rescate.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad