Blusens Technology cae en concurso con 40 millones de pasivo, la mitad deuda bancaria

stop

La central de compras de la firma compostelana tendrá que negociar con Bankia, Popular, Santander, BBVA y NCG

Pantalla con una imagen de José Ramón García, presidente de Blusens / EFE

29 de octubre de 2013 (00:15 CET)

Blusens Technology, la central de compras de la firma compostelana presidida por José Ramón García, no ha sido capaz de hacer frente al preconcurso de acreedores en el que estaba inmersa desde el pasado julio. Este lunes, sus administradores presentaron la solicitud de concurso ante el juzgado de lo Mercantil de A Coruña. El objetivo ahora, dicen, pasa por reestructurar la deuda y buscar nuevas alternativas de financiación.

Según datos facilitados por la propia compañía, la filial de Blusens cuenta con un pasivo de cerca de 40 millones de euros, frente a un activo de 33 millones. La deuda bancaria se eleva hasta los 18,9 millones de euros. La empresa destaca que podría haber sido mucha más, pero en los últimos tres años ha amortizado líneas de financiación por más de 20 millones de euros.

Entidades atrapadas


A la espera del nombramiento de los administradores concursales, Blusens indica que tendrá que negociar su plan de viabilidad con hasta cinco entidades bancarias. Bankia es la firma con más capital atrapado en el concurso, 6,2 millones de euros. Le sigue el Popular, con 3,9 millones; Novagalicia, con 3,7; el Santander con 3,2 millones y el BBVA con algo más de 800.000 euros.

A pesar de la situación actual la empresa se ha mostrado confiada en que en el primer trimestre de 2014 volverá a estar en cifras positivas. “La estructura de costes no sufrirá un incremento proporcional al que experimentará el importe neto de la cifra de negocios, permitiendo que se genere Ebitda (beneficio bruto de explotación) y flujos de caja positivos”, aseguran.

Plan de viabilidad

En 2012, Blusens Technology facturó 31 millones de euros, frente a los 56 millones de 2011. Asegura que tuvo que renunciar a pedidos por más de 50 millones de euros por falta de financiación. La excesiva dependencia de la firma santiguesa de los créditos bancarios ha sido una de las claves de la situación actual en la que se encuentra.

La compañía asegura que el plan de negocio que la compañía tiene la intención de presentar a sus acreedores para renegociar deuda incluirá el lanzamiento de teléfonos móviles smartphones como apuesta para la campaña de navidad.

La central de compras ha prescindido de 58 trabajadores en los últimos tres años, al pasar de los 120 empleados con los que contaba en 2011 hasta los 62 actuales, con la finalidad de adaptar la estructura de costes a su capacidad financiera. La compañía indica que su pretensión es no abordar nuevos despidos.

Tras la salida de Jove


Por el momento, Blusens tan sólo ha presentado el concurso para su dependiente Technology. No afecta ni a la cabecera del grupo, Blusens Global, también con sede en Compostela, ni a la filiales de México, Colombia, Chile, Suramérica, Oriente Medio y China.

El concurso sobreviene a la tecnológica después de que este verano la corporación financiera de Manuel Jove, Inveravante, que controlaba en 47,5% del capital desde 2008, saliese de su accionariado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad