Ramón García, presidente de Blusens / ESIC
stop

La detención de José Ramón García por delitos contra la propiedad industrial y organización criminal da la puntilla a Blusens, antaño paradigma de la innovación

en A Coruña, 02 de marzo de 2018 (05:00 CET)

Cuando todavía no sabíamos bien cómo se pronunciaba startup, José Ramón García creó Blusens con un capital que aún se contaba en pesetas. Aquel medio millón se convirtió en una multinacional tecnológica con presencia en 30 países y una cifra de negocio que superaba los 60 millones, pero de euros.

Lo de armar de la nada una tecnológica en Galicia, que producía en dos fábricas chinas y competía a nivel global, convirtió al fundador en el referente de los emprendedores y a Blusens en el paradigma de la innovación que los gobiernos alentaban antes de que la crisis cambiara de golpe todas las prioridades.

El declive del proyecto estrella

De aquella época dorada, sin recesión pero con premios y entrevistas en todas las latitudes, surgieron tiempos oscuros. La galardonada empresa (en la que participó Manuel Jove hasta que vendió en 2013 su 47,5% del capital) entró en declive por el cortocircuito en la financiación. Acabó en la lista de morosos de Montoro y llevó a su filial Blusens Technology a la suspensión de pagos.

El economista y fundador de la compañía declaró este jueves en Santiago ante el magistrado Andrés Lago Louro, el mismo que instruye la causa por el accidente de Angrois. Está siendo investigado por un delito contra la propiedad industrial y otro de organización criminal. Fue detenido el miércoles y quedó en libertad provisional este jueves, pero sin pasaporte y con la obligación de comparecer periódicamente en las dependencias judiciales.

José Ramón García, fundador de Blusens, durante su declaración en los juzgados de Santiago / Xoán Rey (EFE)

José Ramón García durante su declaración ante el juez / EFE

La reinvención

José Ramón García es un comercial extraordinario y un empresario de lo más valiente. Si un proyecto le gusta, lo saca adelante contra viento y marea, o al menos, eso aseguran quienes lo conocen o compartieron negocios con él. Nacido en Santiago, donde creó Blusens, fue director general del área de Consultoría en Galicia de LKS Consultores (Grupo Mondragón) antes de lanzarse en solitario en el año 2002.

Con el paso del tiempo, el proyecto que lo catapultó a las primeras páginas de los diarios decayó y García pasó página. Ahora, bajo el paraguas de Visualiza Business, participa en unas 14 empresas impulsadas directamente por él o financiando proyectos de terceros. En ese conglomerado está desde Moonof, fabricante de iluminación LED; hasta Mr. Nutrición, dedicada a la nutrición y suplementación deportiva. También una textil, Trend Luxury, y Atlántica Trader, especializada en el comercio electrónico.

No se aburrió nunca el fundador de Blusens, que no dejó de viajar con su talento de vendedor, su vestir elegante y el cuerpo que le dejó su afición al atletismo. Entre los clientes de sus empresas están Amazon, Orange, Vodafone o Rakuten. En muchos sentidos, el fundador de Blusens nunca dejó de ser lo que su fama decía que era.

Los líos judiciales

En el tránsito desde los laureles de Blusens a la discreción de los nuevos proyectos, José Ramón García tropezó en varias ocasiones con la justicia. El primer revés fue con Televés, cuando la empresa fue condenada por infringir los derechos de propiedad de la otra tecnológica compostelana en la difusión de un catálogo.  

El año pasado, la Audiencia Provincial de A Coruña también condenó a Blusens y al directivo por un fraude del IVA “en carrusel”, ponían en circulación la misma mercancía entre diversas empresas sin que existiese un consumidor final de la misma pero generando documentación contable que permitía esquivar impuestos.

Ahora, García se enfrenta a una nueva investigación pilotada por la división de la Policía Nacional encargada de los delitos contra la propiedad industrial e intelectual que está bajo secreto de sumario pero que ya lo ha obligado a pasar más de 24 horas detenido. 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad