Blanco encuentra un inversor in extremis

stop

Un grupo de ingeniería civil sin inversiones en moda puja por la compañía, en liquidación

Economía Digital

Uno de los activos de Blanco es la localización privilegiada de locales como este de Barcelona, en la calle Pelai. /Imagen: Jordi Velert
Uno de los activos de Blanco es la localización privilegiada de locales como este de Barcelona, en la calle Pelai. /Imagen: Jordi Velert

Barcelona, 03 de enero de 2017 (13:15 CET)

La liquidación de la cadena de moda Blanco podría parar en seco. Hipaldisa, compañía especializada en ingeniería civil, ha presentado una oferta por la compañía, según informa Modaes.es. La empresa, con sede en Sant Celoni (Barcelona) no había invertido hasta la fecha en el sector.

De salir adelante la compra sería la segunda vez que un inversor rescata a Blanco de los juzgados. En 2014, tras un drástico adelgazamiento, la firma superó su primer concurso de acreedores con una venta por 40 millones a Alhokair, gestor de franquicias de Inditex, Mango, H&M y Gap en Arabia Saudí.

Era la primera vez que el grupo saudí se hacía cargo de una marca y su estrategia pasó por la expansión en Oriente Medio mientras clausuraba tiendas en España y prescindía de 150 trabajadores.  Las ventas no mejoraron y cayeron un 36%. Las pérdidas ascendían a 7,42 millones de euros.

Pérdidas de 21 millones en 2015

Blanco no remontó en 2015, año en el que triplicó pérdidas. Se dejó 21,71 millones de euros en 2015, un 192% más que un año antes pese a mantener la facturación estable. La deuda ascendía a 61,4 millones, principalmente por préstamos del propio grupo Alhokair.

En junio de este año el fondo AC Modus se hizo cargo de la empresa tras desembolsar 83 millones de euros. En noviembre, tras meses sin género nuevo y con desahucios constantes de tiendas por impagos, la cadena presentó un segundo concurso de acreedores

2016: números rojos de 66 millones

En diciembre el administrador concursal anunció la liquidación de Blanco. En 2016, como adelantó Economía Digital, los números rojos se agravaron. Hasta la presentación del ERE de extinción de toda la plantilla, actualmente en negociaciones, la compañía perdió 66 millones de euros. Las ventas cayeron en este periodo un 64%, hasta los 37,6 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad