Bimba y Lola reta a la crisis con beneficios récord

stop

La compañía de las sobrinas de Adolfo Domínguez eleva su resultado de explotación un 55%, hasta los 13,8 millones

Establecimiento de Bimba y Lola

09 de noviembre de 2012 (21:17 CET)

Hay vida en el sector textil gallego más allá de Inditex. Bimba y Lola es, quizá, el mejor ejemplo de ello. Siete años después de su nacimiento, la compañía fundada por las sobrinas de Adolfo Domínguez presenta unos beneficios propios de etapas de bonanza económica, al tiempo que crece en empleos y número de tiendas. En concreto, en el ejercicio fiscal finalizado en febrero, la firma de las hermanas María y Uxía Domínguez logró un beneficio de explotación de 13,8 millones de euros, un 55% superior a los 8,9 millones declarados un año antes. El beneficio neto siguió una evolución similar, elevándose hasta los 9,7 millones, con un alza del 46,9% sobre los 6,6 millones de ganancia neta obtenida en el ejercicio cerrado en febrero de 2011.

Bimba y Lola remarca que la expansión de su actividad se centra actualmente en territorio extranjero. La compañía contaba en febrero con 49 tiendas propias, 61 franquicias y 23 puntos de venta en centros comerciales. Clara es la apuesta por el crecimiento de los denominados corners, ya que en 2010 no contaba con este tipo de formato de venta entre su red. Hasta las 133 tiendas actuales, en el último año Bimba y Lola ha sumado treinta nuevos establecimientos.

El apoyo de Jesús Domínguez


Las ventas se incrementaron en un 18% en el ejercicio cerrado en febrero de este año, hasta los 70,8 millones. “Con todo ello, el negocio continúa respondiendo positivamente a los objetivos marcados, incrementándose el número de tiendas e intensificando la expansión internacional, y tanto la rentabilidad económica como la financiera se siguen manteniendo en porcentajes elevados”, señala la compañía de las sobrinas del diseñador ourensano.

En esta evolución ha tenido mucho que ver la implicación en el proyecto del padre de María y Uxía, el empresario Jesús Domínguez, en su día artífice financiero de la expansión de Adolfo Domínguez y, tras la salida a Bolsa de la compañía, alma mater e impulsor de Lonia Textil, que tiene las marcas Carolina Herrera y Purificación García. Jesús Domínguez, desvinculado del día a día de Lonia en los últimos años, se ha implicado en Bimba y Lola hasta convertir a la firma de sus hijas en una referencia en crecimiento dentro del sector textil.

Pinchazo en Francia


La plantilla de la compañía sigue creciendo, hasta situarse actualmente en 417 trabajadores, frente a los 349 empleados del arranque del 2011. Aunque la firma con sede en Vigo está volcada en su expansión internacional, España todavía representa el grueso de su mercado, según las cuentas presentadas. De hecho, en el último año, de los 70,8 millones de ingresos, 62,8 millones procedían de España y otros cuatro millones del mercado europeo.

Bimba & Lola, S.A.R.L. es la filial francesa de la compañía. Se constituyó en septiembre de 2007. En febrero de este año, con el objetivo de de restablecer el equilibrio patrimonial, la matriz gallega aprobó una operación "acordeón" por la cual se amplió el capital y, posteriormente, se redujo, de forma simultánea, para compensar unas pérdidas en 1,2 millones de euros. Singapur es otro de los frentes de expansión que tiene la compañía. Bimba y Lola se instaló en el país en noviembre, con una filial, para fortalecer su expansión en el mercado asiático.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad