Bimba y Lola recorta más de un 80% sus beneficios pese al récord de ventas

stop

Los costes de la expansión internacional reducen las ganancias de la cadena de las hermanas Domínguez a poco más de un millón de euros, frente a los 6,3 millones del ejercicio anterior

R. Rodríguez

Bimba y Lola abrirá este año sus primeros cornes fuera de París, en Printemps-Lyon y Printemps-Cannes
Bimba y Lola abrirá este año sus primeros cornes fuera de París, en Printemps-Lyon y Printemps-Cannes

en A Coruña, 03 de octubre de 2016 (05:39 CET)

La apuesta de Uxía y María Domínguez es rotunda. El crecimiento de Bimba y Lola en plazas internacionales ha permitido a la cadena textil batir su récord de ventas, casi 116 millones con los que superó por primera vez la cifra de negocio de Adolfo Domínguez, el tío de Uxía y María y no hace tanto buque insignia de la familia.

Pero la expansión de Bimba y Lola conlleva gastos, que en el ejercicio cerrado el pasado febrero pasaron factura a los beneficios de la empresa. Pasó de ganar 6,3 millones a apenas superar el millón de euros, una caída superior al 80%. La culpa la tiene un deterioro en las inversiones realizadas en filiales del grupo por valor de 3,2 millones que empujó a los números rojos el resultado financiero y, junto a los impuestos, se comió el grueso del beneficio.

Rentabilidad

Como en un efecto acordeón, la compañía pasó de un resultado financiero positivo de 4,2 millones en 2014 a uno negativo de 3,4 millones. Mientras, el beneficio pasaba de 6,3 millones a 1,1. Pese a ello, la posición de la cadena sigue mostrándose sólida, manteniendo la rentabilidad.

Si atendemos solamente al balance de Bimba y Lola slu, sociedad dedicada a la confección y venta de moda y corazón del grupo, el resultado de explotación mejoró sensiblemente, pasando de los 4,4 millones a los 6,1 millones. Esta sociedad, como el resto de filiales, consolidan en la matriz Bimba y Lola Studio.

Internacionalización

El grupo controla empresas en Portugal, Singapur, México, Reino Unido y Chile. En el último curso, las hermanas Domínguez abrieron otras tres filiales, dos en México y una en Bélgica. Todo ello para una medida expansión internacional que, de momento, ya ha permitido a la más joven aventura de la familia Domínguez superar los 100 millones de facturación y contar con 210 puntos de venta.

El primer mercado es, de manera destacada, España, acaparando más del 75% de las ventas. Los crecimientos más importantes se producen, precisamente, en el mercado doméstico, con 10 millones más de facturación, y en sudamérica, donde las ventas aumentaron en cerca de un millón de euros.

El crecimiento del negocio internacional, obsesión en estos momentos de la empresa, se situó en el 22% y equivale ya al 26% de las ventas de la firma textil.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad