Bimba y Lola crece a costa de sus beneficios: pierde dinero con todas las filiales

stop

Entre las sociedades que conducen la expansión de la textil solo la de Portugal obtiene ganancias tras incrementar más de un 30% la facturación

Imagen de la colección y tienda de Bimba y Lola

A Coruña, 07 de febrero de 2015 (17:47 CET)

La expansión de Bimba y Lola tiene un precio, los beneficios languidecen, pero a la compañía no le importa pagarlo. La textil que controlan las sobrinas de Adolfo Domínguez, María y Uxía, con el importante apoyo de uno de los impulsores de Textil Lonia, Jesús Domínguez, ha creado filiales en Chile, México, Singapur, Francia, Portugal y Reino Unido. Todas ellas pensadas para la explotación de locales comerciales y la venta de ropa. Es decir, para su proceso de internacionalización.

Todas estas filiales acabaron en números rojos en el ejercicio cerrado en febrero de 2013, a excepción de la portuguesa Moet Mos Textil, con domicilio en Vila do Conde. Al contrario, la filial lusa experimentó un crecimiento espectacular. Pasó de una facturación de 3,36 millones a vender un millón más, hasta los 4,3. Sus beneficios alcanzaron los 620.880 euros. Fue la excepción entre los brazos comerciales de Bimba y Lola, ya que el resto siguió la misma tónica: más ventas y más números rojos.

México y Chile

Especialmente significativas fueron las pérdidas de Bimba y Lola México, constituida en 2012. Acabó con un resultado negativo de 2,4 millones, pero eso no parece importar demasiado a las hermanas Domínguez, que continuaron su expansión por el país azteca abriendo una nueva tienda el año pasado. Y tiene una razón de ser que se repite en cada mercado. Las ventas en México se dispararon de los 73.904 euros a los 2,98 millones. Los números desvelan la apuesta firme de Bimba y Lola.

Bimba y Lola Chile, otra de las nuevas filiales, arrastraba unas pérdidas de 196.502 euros pero había logrado una facturación de 1,19 millones en su primer año de actividad. También registró números rojos la filial francesa de 611.751 euros, así como la de Singapur y Londres, con pérdidas de 101.743 euros y 788.362 euros respectivamente.

"Alta rentabilidad"


Pero aunque pase factura a sus beneficios, el objetivo de la empresa es reforzar su expansión. La cadena contaba en febrero de 2014 con 76 tiendas propias, 65 franquicias y 43 corners en grandes almacenes, para un total de 184 puntos de venta, frente a los 157 de un año antes.

El pasado septiembre, por ejemplo, la empresa anunció la firma de un acuerdo con Lotte Group para desembarcar en Corea de Sur, mientras que en 2013 abrió nuevos puntos de venta en Reino Unido, Francia, Chile, Singapur y Emiratos Árabes. A este esfuerzo se suma la inversión en la renovación de los establecimientos y de la imagen de Bimba y Lola que está llevando a cabo la compañía.

En la textil aseguran que "tanto la rentabilidad económica como la financiera se siguen manteniendo en porcentajes elevados", según reconocieron a Moda.es. El último balance del grupo mostraba un recorte del 95% en las ganacias respecto a los resultados de 2013.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad