Bicicletas lutier, entre el coleccionismo y la excentricidad

stop

ARTESANÍA

Kardam Bikes cuida todos los detalles de sus productos.

en Barcelona, 22 de agosto de 2015 (21:42 CET)

En uno de los muchos talleres de Sonseca, un pequeño pueblo toledano, alguien decidió salirse del guión. En una villa historicamente dedicada casi por completo a la ebanistería, hace cinco años Enrique Gómez creyó, magullado por la crisis económica, que el mismo empeño que ponía en sus muebles podía aplicarlo a otro ámbito: el transporte. Creó Kardam Bikes de la mano de su sobrina, María del Castillo. Bicicletas de madera hechas a mano. La cultura lutier aplicada al transporte.

"Empezamos a vender hace un año", explica entre visitas del Castillo, que compagina el negocio familiar con su profesión de ginecóloga en la capital de provincia. Los 200 trabajadores que empleó en su día Muebles Viriato han dado paso a "un par de chavales que vienen a echar una mano según el volumen de trabajo", compara.

Un trabajo de orfebrería

Así como en el siglo XVIII Antonio Stradivari construyó violines que hoy se llegan a subastar por varios millones de euros, Gómez elabora "una a una y de manera totalmente personalizado cada proyecto", ilustra su sobrina. El mimo tiene su inconveniente. Cada pedido se tarda alrededor de dos meses en entregarse. Tampoco están al alcance de todo el mundo; cada bicicleta cuesta alrededor de 6.000 euros.

"Los clientes pueden escogerlo todo", apuntan. "Desde el tipo de madera, el diseño serigrafiado, el uso de los componentes o hasta el tipo de sillín", ejemplifica del Castillo. Todo para ofrecer una experiencia única.

Bicis para hípsters

Tal precio y exclusividad atrae a un tipo de público "al que le gusta lucir". Generalmente varones, de una edad cercana a los treinta años. "¿Bicicletas para hípsters?", se pregunta del Castillo. "Puede ser", reconoce entre sonrisas. A expensas de si los productos del taller de Sonseca envejecerán del mismo modo que lo han hecho los productos del lutier italiano, el debate existe: ¿Pieza de coleccionista o una excentricidad para pijos?

Por el momento, y una vez asentadas las ventas a nivel nacional, "el siguiente paso es lanzarse fuera de España", se ilusiona. Desde hace unas semanas, está sobre la mesa la posibilidad de equipar a la policía de los Emiratos Árabes. "De concretarse, sería espectacular", concluyen.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad