Begano paraliza el traslado a Oza y pone en venta los terrenos

stop

Varios inmuebles y fincas de la embotelladora fueron traspasados a Gadisvén, empresa que también fue absorbida por la catalana Cobega

El presidente Feijóo en una visita a la embotelladora coruñesa Begano | EFE

13 de diciembre de 2013 (20:18 CET)

En 2010, antes de que nadie sospechase que tres años después las embotelladoras de Coca-Cola de la península se fusionarían, la planta coruñesa de Begano comenzó a trazar las pinceladas de un nuevo proyecto: su marcha al municipio de Oza dos Ríos. La compañía había adquirido una bolsa de suelo de 450.000 metros cuadrados, suma de distintas parcelas situadas entre el citado ayuntamiento y Betanzos. Sin embargo, según apuntan fuentes cercanas a la fábrica coruñesa, hoy por hoy el traslado está paralizado. Es más, los terrenos son considerados activos en venta.

Cuando saltó a la prensa la idea de ampliar y trasladar la planta de Begano al vecino ayuntamiento de Oza dos Ríos, desde la factoría informaron de que la marcha se realizaría de forma escalonada. El plan pasaba por acondicionar los terrenos para la construcción de un área logística y de almacenaje de unos 200.000 metros cuadrados. Posteriormente, se construiría una nueva planta, que llegaría a estar en funcionamiento de forma paralela a la de Alfonso Molina, hasta que los técnicos decidiesen suspender la producción en A Coruña.

La historia del traslado


En verano de 2012, y después de la que la embotelladora catalana Cobega, de la familia Daurella, se hiciese con el 60% de Begano, el alcalde de Oza, el popular Pablo González, aseguró que la adquisición no afectaría “al traslado de la central” al municipio coruñés. “Los planes de traslado siguen en marcha, lo único que va a suponer es que Begano se haga más fuerte”, manifestó el regidor.

Sin embargo, en la actualidad, con la embotelladora coruñesa pendiente del proceso de reestructuración que quiere acometer Coca-Cola Iberian Partners y que pasará por la salida de 1.200 empleados y el cierre de cuatro de las 11 plantas que hay en España, el traslado a Oza está paralizado. Así lo aseguran fuentes sindicales.

Terrenos fuera del perímetro de integración


Además, según la memoria de cuentas anuales de Begano correspondiente al ejercicio 2012, a 31 de diciembre del año pasado,la empresa clasificaba como “mantenidos en venta” diversos inmuebles “siendo los más significativos los de Pocomaco y Oza dos Ríos, dado que no forman parte del perímetro de integración de los embotelladores”.

Los terrenos, según la memoria, fueron transmitidos a Gadisvén SA, empresa gallega de distribución y venta, que también fue adquirida por Cobega a la vez que Begano.

En la junta general de accionistas de Gadisvén, celebrada en noviembre de 2012, los nuevos dueños de la empresa informaron a los accionistas de la necesidad de transmitir a la compañía los activos inmobiliarios de Begano no afectados al negocio embotellador. En concreto, citaba, “el terreno situado en Oza de los Ríos, la finca registral colindante al terreno donde radica la fábrica de Begano sita en la Avenida de Alfonso Molina, el terreno sobre el que se asienta la fábrica de Gadisvén, situado en el polígono de Pocomaco y un local comercial sito en Eiris”.

Esperanzas

Pero, con traslado o sin él, en medio de toda la tormenta que estos días se posa sobre la embotelladora coruñesa, tanto los sindicatos como la dirección de la compañía mantienen firmes sus esperanzas en que la suya no será una de las cuatro plantas que Coca-Cola Iberian Partners cerrará en España. Sus números, su posición geográfica y su especialización en producciones limitadas son algunos de los indicadores que les hacen creer que la factoría permanecerá.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad