Begano, con 100 afectados por el ERE de Coca-Cola, acoge con cautela la sentencia

stop

Desde CSIF sostienen que el proceso judicial todavía “irá para largo”, ya que la embotelladora previsiblemente recurrirá

Fábrica de Begano en A Coruña

13 de junio de 2014 (15:01 CET)

Aunque en menor medida que las plantas que se vieron abocadas al cierre, la embotelladora coruñesa de Coca-Cola, Begano, también sufrió las consecuencias de la reestructuración que aplicó la compañía. En concreto, unas 100 personas en toda Galicia se vieron afectadas por el expediente de regulación de empleo (ERE) que ahora tumba la Audiencia Nacional.

La mayoría pertenecían al ámbito de la administración y, según explican desde CSIF, no todos abandonaron Coca-Cola Iberian Partners. “Del total de afectados hubo el que se acogió a las prejubilaciones y el que pidió la cuenta y se marchó, pero también mucha gente fue recolocada en otras plantas”, comentan. “Todavía hay empleados que se marcharán a lo largo del año. A los que tenían hijos, por ejemplo, se les dio una prórroga para el traslado hasta el verano”, añaden.

La producción se mantiene


El fallo de la Audiencia Nacional ha sido acogido en Begano con agrado, pero también con cautela. “Lo que nos han dicho los abogados es que todavía va para largo, porque entendemos que, seguramente, la compañía recurrirá”, dicen.

Mientras tanto, la factoría coruñesa sigue realizando parte de la producción de Madrid, debido a que esa fue una de las plantas en donde se activó el cierre. Desde CSIF explican, no obstante, que la carga de trabajo no está siendo excesiva. “No se ha duplicado. Hubo unas semanas en donde se notó mucho más, pero la producción está más o menos al nivel que teníamos hace dos años”, comenta.

Eso sí, desde el pasado marzo, Begano cuenta con cerca de 40 trabajadores eventuales contratados para reforzar la producción de cara al verano.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad