BDO sufre las consecuencias de la crisis de Pescanova

stop

Metainversión, empresa de la que es administrador José Alberto Barreras, imputado por el caso de la pesquera, propone la revocación de la auditora a su junta de accionistas

18 de agosto de 2013 (18:43 CET)

La crisis de Pescanova deja tras de sí muchas consecuencias, más allá de la propia situación de la empresa, que se encuentra, en la actualidad, en situación de quiebra técnica e inmersa en concurso de acreedores con un agujero de casi 1.000 millones y una deuda bancaria que sobrepasa los 3.200. No sólo el propio grupo pesquero y sus acreedores se encuentran con problemas derivados de la crisis de la compañía, también BDO, la consultora que auditó los números de la pesquera durante 10 años y cuya imagen se ha visto afectada, al no haber advertido en ejercicios anteriores la deuda que iba acumulando la empresa.

En abril, en el mismo consejo de administración en el que se decidió que Pescanova debía solicitar su entrada en concurso de acreedores, se tomó la decisión de revocar a BDO como auditora de la compañía. El entorno del, por entonces todavía presidente, Manuel Fernández de Sousa, fue especialmente crítico con el trabajo desempeñado durante más de una década por la consultora. Sostenían que no había “realizado bien” su trabajo, al no haber detectado la deuda acumulada.

Metainversión

Ahora, con Fernández de Sousa fuera de la gestión de Pescanova y con Deloitte a las riendas de un proceso que trata de evitar su liquidación, los problemas no acaban para BDO. Metainversión, grupo inmobiliario y financiero presidido por José Alberto Barreras tiene intención de revocar también la contratación de sus servicios.

Según datos del Registro Mercantil, la empresa celebrará una junta general extraordinaria de accionistas el próximo 5 de septiembre en primera convocatoria en Madrid.

Afín a Sousa

Uno de los puntos del orden del día a tratar es, precisamente, la revocación del nombramiento de BDO “como auditora de la compañía”. BDO Audiberia había sido reelegida en 2009 para supervisar las cuentas de la compañía.

La noticia no tendría especial trascendencia, si no fuera porque José Alberto Barreras, representante del administrador único de Metainversión, Cartera Meridional, es uno de los imputados por el juez Pablo Ruz dentro del caso Pescanova. Como accionista significativo, se le acusa de presuntamente emplear información privilegiada para vender acciones en los meses previos a la suspensión de pagos.

La hija de José Alberto Barreras, Ana María Barreras Ruano, consejera de Metainversión, también lo era en Pescanova. Hasta su dimisión en el último consejo de administración (en el que De Sousa también renunció a su cargo) estuvo dentro del bloque de los fieles al presidente. Lo apoyó en todas sus propuestas, incluida la de revocar a BDO, que no tuvo el apoyo del bloque crítico.

Los problemas de Barreras

Tal y como ya informó Economía Digital, Barreras tiene otros problemas con sus negocios más allá de Pescanova. Uno de ellos es Montebalito, una peculiar sociedad que aglutina diferentes activos de energía (principalmente eólica y solar fotovoltaica) así como negocios patrimoniales por la compraventa de inmuebles y hoteles.

Las cuentas que acaba de presentar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) revelan una serie de problemas. Entre ellos, al cierre del primer semestre del año, la compañía mantiene cuotas impagadas por importe de 6,6 millones de euros en determinados créditos de Bankia, Caixabank y Banesto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad